Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El nuevo puente de la antigua N-340, un punto negro de accidentes

Los vecinos exigen al consistorio que cambie la barandilla tras el atropello ocurrido este pasado lunes por la tarde

Cristina Sierra

Whatsapp
Un coche cede el paso a una persona que cruza el nuevo puente de la antigua N-340.   FOTO: ALBA MARINÉ

Un coche cede el paso a una persona que cruza el nuevo puente de la antigua N-340. FOTO: ALBA MARINÉ

El Ayuntamiento de Cambrils no gana para disgustos con el nuevo puente de la antigua N-340. A pesar de que la obra no está acabada, los vecinos la han criticado por la señalización y la  falta de visibilidad por la barandilla roja que lo han convertido en un foco de siniestralidad. Desde que se abriera al tráfico a finales de junio, la infraestructura ha sido testigo de un par de accidentes, el último ocurrido este pasado lunes por la tarde.

Un conductor atropelló a un peatón de 68 años en la esquina de la avenida Adelaida con Nova Augusta sobre las 19 horas. A consecuencia del impacto, el vecino de la localidad cayó al suelo pero el conductor no se paró a atenderle y siguió la marcha ante el asombro de varios testigos, que alertaron al 112 de lo ocurrido. 

Hasta el lugar se personaron patrullas de la Policía Local y de SEM, que exploraron a la víctima que estaba mareada y dolorida. Los sanitarios decidieron llevarla al Hospital Lleuger Antoni de Gimbernat para descartar lesiones o fracturas. Por su parte los agentes recopilaron información para poder localizar al autor del atropello que se dio a la fuga. 

Tras estos sucesos los vecinos exigieron ayer que el consistorio adopte medidas para solucionar este punto negro del municipio. José Martínez apuntó que es necesario cambio la baranda roja porque los barrotes están muy juntos e impiden la visibilidad a los conductores que cruzan el puente. «Ha habido muchas quejas, sobre todo por esta valla», aseguró. En este sentido, Roberto López añadió que la obra era un «poco desastre» por estos problemas de circulación, sobre todo en los cruces del paseo de la Salle con la avenida de Baix Camp y el de la avenida Adelaida con Nova Augusta. 

Por su parte, Noelia Rus, que confesaba no «entender» de obras, apuntó que algunos conductores corren mucho por este punto y tampoco hacen bien la vuelta a la rotonda, ya que en vez de rodearla la cruzan directamente sin respetar la señalización. «Paso tanto con el coche como andando y el puente es un poco rollo. Creo que no está muy bien hecho», dijo la cambrilense.

Otros vecinos del municipio alertaron de otro problema que sufren cuando pasan por el tramo: la falta de adaptación para las personas en silla de ruedas. Rosa Vidal y su marido, Domingo Jiménez, que requiere de ayuda técnica, explicaron que cruzar el paseo de peatones con la silla es «peligroso» porque no hay mucho espacio para subir con facilidad a la acera. «Creo que el puente está bien. Después de aguantar un año las obras lo veo bien pero para ir con la silla no, los usuarios tienen dificultades para moverse», manifestó Vidal. 

Cambio de barandilla

Desde hace semanas los técnicos del consistorio están trabajando para solucionar este punto. En el pleno de septiembre, el concejal de Serveis, Medi Ambient i Obra Pública, Antonio Laguna, confirmó que se sustituiría la baranda por otra que no dificulte la visibilidad y mejorar la seguridad. Según fuentes del Ayuntamiento, el área ya ha pedido la nueva barandilla aunque no especificaron cuándo se instalará.

En la sesion plenaria, Laguna también hizo un llamamiento al civismo cuando los usuarios circulen por el puente, ya que se había detectado que algunos no respetan la velocidad ni la señalización de un tramo en el que ya habido más de un choque. «Verdaderamente hay gente que corre mucho y hemos trasladado a los técnicos que busquen una solución. Me consta que ya están trabajando», aseguró.

La obra también fue uno de los reproches que hizo la oposición en el debate sobre el estado del municipio que se celebró el pasado miércoles. El concejal pidió un «voto de confianza» y remarcó que cuando se finalize la obra se mejorarán los problemas de circulación existentes. 

Temas

Comentarios

Lea También