Más de Costa

El ocio nocturno de Salou pide reabrir para acabar con botellones y fiestas ilegales

El sector asegura que la app Liberty Pass, que solo permite entrar en los locales a personas que superan un test previo, sería la manera más segura de evitar la propagación del Covid

Francesc Joan

Whatsapp
Grupos de jóvenes realizando botellones en la playa de Llevant de Salou, junto al Passeig Jaume I, esta semana. FOTO: pere ferré

Grupos de jóvenes realizando botellones en la playa de Llevant de Salou, junto al Passeig Jaume I, esta semana. FOTO: pere ferré

El ocio nocturno de Salou reclama la reapertura de sus locales para acabar con los botellones y las fiestas ilegales en el propio municipio, con una elevada ocupación turística durante este mes de agosto. Las concentraciones nocturnas de jóvenes en las playas –sobre todo la de Llevant, al ser la más céntrica y cercana a la zona de bares– han ido a más en los últimos diez días después de quedar revocado el toque de queda por parte del Tribunal Superior de Justícia en prácticamente toda Catalunya.

El sector pide que se apliquen de una vez por todas en España medidas de control –en otros países ya están funcionando– que permitirían la vuelta a la actividad de un negocio que tiene en Salou al municipio de toda la demarcación de Tarragona con más licencias de discotecas y salas de baile (10 en total).  

«Pedimos que nos dejen reabrir porque somos la solución a todos esos botellones y gente en la calle que se ve cada noche», afirma de manera contundente el presidente de la Asociación de Restaurantes y Ocio Nocturno de Salou (ARONS), Eduardo Abenójar.

Y cita la aplicación Liberty Pass, concebida específicamente para disfrutar de la noche de manera totalmente segura ya que con ella queda verificado que todos los clientes que acceden a un local de ocio nocturno han superado un test de Covid-19 unos momentos antes.

La app es de fácil funcionamiento. De entrada informa al usuario de todos los centros asociados donde puede realizarse un test y ver el que más cerca queda en el mapa; al cabo de unos minutos de habérselo realizado, y solo si el resultado ha sido negativo, ya se puede acceder a los locales de ocio. La aplicación genera un código QR que el personal del local debe escanear antes de entrar para validar el perfil del usuario.
Abenójar recalca además que «la aplicación dispone de reconocimiento facial para que sea de uso personal e intransferible, y por tanto no pueda falsearse. La seguridad es máxima».

Además de recordar que del sector del ocio nocturno dependen económicamente muchas familias y que las ayudas que reciben los empresarios son mínimas y no les permiten cubrir gastos con los locales cerrados, Abenójar pone el dedo en la llaga sobre el funcionamiento actual del Procicat. «Obligan a los bares a hacer cumplir toda la normativa en cuanto a geles, mascarillas y distancia y luego ves que al cabo de 15 minutos del cierre los clientes ya están en la calle sin mascarilla, abrazándose y en grupos numerosos. Eso es una tomadura de pelo, no una solución. La Generalitat no la ha buscado, nosotros la tenemos», dice.

El presidente de la Asociación de Restaurantes y Ocio Nocturno de Salou recuerda que en Francia el ocio nocturno ya funciona sin obstáculos hasta las seis de la madrugada. «Allí la solución fue fácil. Sólo se permite entrar en los locales a quienes tienen la pauta completa de vacunación. Y quien no se vacuna, no entra. De ese modo la gente puede moverse y disfrutar de la noche libremente sin separación ni mascarilla; son espacios totalmente seguros. Aquí en cambio queremos ser más papistas que el papa», critica.
Abenójar lamenta además que el sector del ocio nocturno «ya tenía la solución cuando nos dejaron reabrir por Sant Joan y al cabo de 15 días nos cerraron otra vez cuando llegó la nueva ola y se dispararon los contagios. Entonces propusimos la obligatoriedad de realizar los test de antígenos a cualquier persona que quisiera entrar en un local de ocio nocturno; ya entonces nos coordinamos para organizar todo ese dispositivo y contratar a los sanitarios. Lo teníamos todo preparado. Pero no nos dejaron». 

Como entonces, cuando hubo muchísimas inspecciones y levantamientos de actas por presuntas infracciones en sus locales, ahora siguen en el punto de mira los establecimientos que tienen la doble licencia de bar y sala de baile/discoteca (pueden funcionar como bares hasta las 00.30 horas). De la asociación ARONS de Salou la poseen tres establecimientos: el Bus Stop, el Tropical y el Kiss.

«A mí en 15 días la Policía Local me ha venido seis veces a inspeccionar», desvela Abenójar, que es el propietario del Bus Stop. «Pero hay incongruencias muy grandes en cosas que nos piden. Nos dicen por ejemplo que tengamos cerradas las puertas y ventanas y que quitemos los aparatos electrónicos como los ventiladores, cuando el Procicat dice todo lo contrario, que las tengas abiertas y que haya ventilación forzada desde el interior para que circule el aire».

Para prevenir esos botellones en calles y playas que ARONS denuncia que se realizan la Policía Local de Salou lleva semanas trabajando exhaustivamente, explican desde el Ayuntamiento.

Aunque la prohibición de beber alcohol en la vía pública se ha vinculado al Procicat a raíz de las restricciones por el Covid-19, la propia ordenanza de civismo del municipio ya regula esta prohibición. Quebrantarla conlleva una denuncia y una sanción de 300 euros.

El fin de semana pasado, el primero sin toque de queda nocturno en Salou, apenas hubo incidencias, aunque un grupo de personas tuvo que ser desalojado de la Playa de Capellans.

Limpieza disuasoria

Durante su patrullaje nocturno la Policía realiza una tarea de vigilancia activa en todas las playas del municipio. Los agentes informan además de que a las 1.30 h de la madrugada, aproximadamente, se inicia la limpieza de las playas con maquinaria específica que remueve la arena, la limpia y la oxigena para que esté lista para el día siguiente.

Esta acción de vigilancia e información es efectiva y hace que las personas que se encuentran en la playa por la noche se marchen para facilitar estas tareas.
Según el concejal de Seguridad Ciudadana, David González, «la presencia policial durante todo el verano en calles y playas está siendo efectiva, como método disuasorio, para prevenir aglomeraciones de personas, con el objetivo de hacer ‘botellón’, sin olvidar el resto de servicios ordinarios».

Tanto la Policía Local como Mossos d’Esquadra colaboran conjuntamente en Salou en las tareas de vigilancia y suman esfuerzos y dispositivos para establecer dispositivos y acciones que eviten las concentraciones.

Temas

Comentarios

Lea También