Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El okupa de La Pineda confundido con un asesino serbio

El hombre, de 32 años, se llama igual que otro compatriota suyo buscado por la Interpol acusado de un homicidio doloso. La Policía Local lo detuvo por la orden de busca y captura, Mossos alertó a la Policía Nacional, que tras consultarlo con la Interpol, se descartó que el okupa de La Pineda fuera el delincuente buscado

Jordi Cabré

Whatsapp
Imagen de archivo de una agente de la Policía Nacional. FOTO: CNP

Imagen de archivo de una agente de la Policía Nacional. FOTO: CNP

Marko tiene 32 años. Es natural de un pueblo de serbio con muchas consonantes y de difícil pronunciación. Vive desde hace tiempo en La Pineda en un piso okupado de la calle Joaquim Serra, muy cerca de la playa.

El martes 11 de febrero, poco antes de la hora de comer, este ciudadano serbio llegó a su piso y s eencontró que la cerradura estaba cambiada, sin poder acceder al piso que él había okupado. No le costó abrir l anueva cerradura y acceder al piso, que s eencontró patas arriba y asegurando que algunas de sus pertenencias se las habrían robado. 

Marko llamó a la Policía Local de Vila-seca para denunciar el robo con fuerza de su morada y una patrulla se personó hasta la vivienda tras recibir la alerta. 

Los agentes, tras llegar al piso de la calle Joaquim Serra, pidieron los datos para identificar a Marko y la sorpresa fue que tenía una alerta europea de busca y captura por un homicidio doloso (se caracteriza por que el criminal busca intencionadamente el resultado de muerte de la víctima).

Marko quedó detenido y llevado a la comisaría de Vila-seca. Allí se redactó la minuta y se alertó a Mossos d'Esquadra de la detención del okupa y los motivos.

Mossos recogió al serbio a media tarde y se lo llevó a la comisaría de Tarragona, en el barrio de Campclar. Allí la Policía Autonómica se puso en contacto con la Policía Nacional a raíz de la alerta creada por este cuerpo por orden de la Interpol.

Tras verificar sus documentos y la orden d ebusca y captura, se demostró que el okupa de Vila-seca no era el delincuente buscado por la Interpol. Seguidamente, la detención quedó sin efecto y Marko pudo volver a su piso. Queda pendiente si presenta una denuncia por el robo con fuerza que sufrió en su piso okupado.

Temas

Comentarios

Lea También