El ‘padre’ de la Policía Local de Roda de Berà se jubila

El subinspector Joan Pie cierra una etapa que empezó el 1 de enero de 1990, cuando se configuró el cuerpo. El día 31 pondrá fin a 32 años en la localidad y otros 9,5 en Torredembarra.

Jordi Cabré

Whatsapp
Joan Pie, con su posado serio habitual, esta semana enfrente del escudo local de Roda, enfrente de la comisaría.  FOTO: Òscar Espigares

Joan Pie, con su posado serio habitual, esta semana enfrente del escudo local de Roda, enfrente de la comisaría. FOTO: Òscar Espigares

Joan Pie es un hombre serio e infunde respeto con o sin el traje de la Policía Local. A medida que uno va conociéndolo, descubre que tras esa porte de persona rígida se esconde un hombre campechano que tiene las ideas claras y siempre va de frente.

Quizá esa es la mejor arma cuando uno está al frente de un cuerpo de seguridad local y desde el día que se constituyó, el pasado 1 de enero de 1990. Casi 32 años después (se cumplen el día 31), Joan Pie colgará el uniforme, dejará la gorra de plato de subinspector y como él mismo afirma: «Me dedicaré a vivir».

Padre de dos hijos y abuelo de dos nietos, Pie admite que entró en la Policía Local por casualidad, pero que a medida que iba adquiriendo experiencia «es lo único que he sabido hacer en todos estos años y lo he disfrutado».

De la ‘mili’ a buscar trabajo

Joan Pie es natural de Bonatre, aunque con 12 años su padre decidió comprar una casa y un supermercado en Torredembarra tras dejar parte de las tierras que tenía la familia. La infancia del actual subinspector se cultivó en Torredembarra y una vez terminado el servicio militar, en la base aérea de Reus, decidió buscar trabajo.

«Al volver del servicio, en 1979, buscaba trabajo. Había sido comercial y un día entré en el Ayuntamiento de Torredembarra para preguntar por cualquier oferta laboral que hubiera: paleta, jardinero, basurero.. A punto de irme, una persona me dijo porque no preguntaba para ingresar en la Policía Local de Torredembarra. Y tres meses después, entraba en el cuerpo».

Pie empezó llevando la grúa y luego, tras pasar el corte de prueba, ya era agente. Llegó a ser el segundo tras el jefe de la Policía Local hasta que una serie de diferencias que no vienen al caso le impulsaron a cambiar de aires.

Joan empezó el curso de Mossos d’Esquadra y a falta de la última prueba y ser destinado a Figueres, le propusieron coger la Policía Local de Roda de Berà. Corría el último trimestre de 1989. «Roda tenía vigilantes municipales y llevaba un tiempo queriendo potenciar el cuerpo. Me ofrecieron llevar la Policía Local, gané la plaza y dejé el curso de Mossos que había iniciado», explica.

Tras 9 años y medio en la Policía Local de Torredembarra, el 1 de enero de 1990, Joan Pie se convertía en jefe de Roda de Berà en la categoría de cabo, el único ascenso que no ha pasado por la Escola de Policia e Catalunya «porque  no existía», sonríe el actual subinspector.

Pie empezó al frente de ocho personas, muchas recicladas del anterior servicio de vigilante municipal. Ahora dejará el cargo con una plantilla de 34 personas entre agentes, sargentos, administrativos y un subinspector, Antonio Gómez, que cogerá el relevo dentro de 10 días.

En estas tres décadas al frente de la Policía Local de Roda de Berà, Pie conserva los buenos recuerdos. Ha tenido ofertas de otras localidades para cambiar de aires y con diplomacia ha dicho que en otro sitio lejos de Roda difícilmente estaría mejor.

Amante de la montaña y de las setas, Pie disfruta del anonimato, de la naturaleza y de los amigos, que son muchos. Antes de cerrar la etapa, en la pasada fiesta de Les Esquadres de los Mossos, Pie recibió la medalla de bronce con distintivo blanco al mérito policial por su profesionalidad. Un buen recuerdo para jubilarse.

Temas

Comentarios

Lea También