Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El parking de Filadors, una obra en el ojo del huracán

El aparcamiento lleva casi un año cerrado y el consistorio asegura que su voluntad es darle uso tan pronto como sea posible, porque ha detectado que existe demanda suficiente
Whatsapp
Imagen del parking Filadors, que relaciona Torredembarra con la constructora Teyco. Foto: Pere Ferré

Imagen del parking Filadors, que relaciona Torredembarra con la constructora Teyco. Foto: Pere Ferré

El alcalde de Torredembarra, Eduard Rovira (ERC) aseguró ayer por la tarde que no había recibido ninguna comunicación oficial por parte del abogado en que le informara de la operación. Sin embargo, estaba al corriente de lo ocurrido. Se mostró prudente en el momento de opinar, señalando que «el procedimiento judicial debe seguir su curso para que se aclare todo lo que tiene que aclararse». Aunque tampoco se mostró sorprendido. «Mantenían el secreto de sumario, y esto hacía pensar que iban encontrando más indicios. Esperábamos algo, pero no se sabía hacia dónde se movería», subrayó Rovira.

El alcalde insistió en que su trabajo se centra en «poner orden en el Ayuntamiento, y el tema penal lo decidirá un juez». Rovira tomó en junio el relevo de Enric Grangel, que lideró el gobierno de transición -tras el arresto y renuncia da Masagué-. Grangel empezó a ordenar los números, y ahora es Rovira quien está al frente. «Seguimos con lo que ya habíamos destapado en los últimos meses: desajustes, contratos... A ver si podemos aprobar el presupuesto», apuntó.

Los dos grandes problemas

Determine lo que determine la justicia, el consistorio se ha encontrado con dos importantes problemas para gestionar: el parking de Filadors -proyecto de Teyco- y el Teatre Auditori.

Respecto a Filadors, señaló que se están estudiando distintas opciones. El aparcamiento lleva casi un año cerrado y el consistorio asegura que su voluntad es darle uso tan pronto como sea posible, porque ha detectado que existe demanda suficiente.

El otro gran problema de La Torre es el Teatre Auditori, que está a medio construir desde hace tiempo. La Generalitat reclamó al Ayuntamiento que le devolviera el dinero de la subvención que le había otorgado-de unos 800.000 euros- si no terminaba las obras. Esto apresuró al gobierno -entonces todavía con Grangel- que planteó un proyecto para ponerlo en marcha de forma parcial. De momento todavía no ha llegado la solución final. Pero en esta línea, Rovira apuntó que «seguimos trabajando con la posibilidad de ponerlo en marcha, a medida que los técnicos y el dinero nos permitan, aunque sea a partes».

«Tenemos que ir con calma porque no tenemos capacidad de desencallar todo esto de inmediato. A veces nos vemos obligados a ir con demasiadas prisas. Pero hacemos lo que podemos», concluyó el alcalde.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También