El peaje de Vila-seca, el primero en desmantelarse

Eliminar todos los peajes de la provincia costará 7 millones de euros

ACN

Whatsapp
Un trabajador arranca un elemento metálico en el peaje troncal de la AP-7. ACN

Un trabajador arranca un elemento metálico en el peaje troncal de la AP-7. ACN

El ministerio de Transportes ha empezado el desmantelamiento de los peajes de las autopistas AP-7 y AP-2 a la provincia de Tarragona. El primero en el cual se han iniciado los trabajos es el troncal de Vila-seca de la AP-7, mientras que el troncal del Vendrell de la misma vía se empezará a desmontar la semana que viene. El subdelegado del gobierno español a Tarragona, Joan Sabaté, ha afirmado que se destinarán 7 MEUR para estas tareas y que los trabajos de supresión de todas las barreras, tanto las troncales como las de los accesos, se terminarán el primer semestre del 2022. También se ha adjudicado por un importe de unos 7,5 MEUR el contrato de mantenimiento de las dos autopistas a los tramos de la provincia.

Sabaté ha afirmado que el incremento de tráfico acá la gratuidad de las autopistas ha hecho necesaria la retirada de la estructura de los peajes, puesto que provocan una "ralentización en la circulación". En todo Cataluña el ministerio ha hecho seis contratos para el mantenimiento de la AP-7 y la AP-2 por valor de 92 MEUR, de los cuales 14,7 MEUR corresponden a la demarcación tarraconense. De estos, 7 MEUR se destinarán al desmantelamiento.

Este martes empezaron las tareas de desmontaje al peaje troncal de Vila-seca. Las barreras ya son casi todas fuera, las señales luminosas de la parte superior de la estructura ya han sido retirados y buena parte de las máquinas de pago ya están desancoradas. Tanto el de Vila-seca como lo del Vendrell se prevé que estén totalmente eliminados de aquí un mes. "Hay que atender algunas peticiones del Servei Català de Trànsit (SCT) por habilitado espacios laterales para hacer controles a camiones", ha dicho Sabaté. Unos trabajos que se harán en paralelo al desmontaje. Por algo más adelante quedarán los peajes de los accesos, los proyectos de los cuales se están terminando. En este caso las obras está previsto que acaben el primer semestre del 2022.

Por otro lado, el jefe de la unidad de carreteras del Mitma a Tarragona, Alberto Hernández, ha reconocido que se está estudiando mejorar las zonas de estacionamiento de las áreas de servicio, para que los camioneros puedan hacer las paradas reglamentarias de sus trayectos con seguridad. Este es un punto que desde asociaciones de transportistas se había reclamado a raíz del incremento del tráfico a las autopistas.

Un aumento que, de momento, desde el Estado no cuantifican. Para poderlo determinar se han empezado a instalar unos aparatos para tomar datos. El primero se puso la semana pasada en la AP-2. "Tenemos previsto instalar más en la AP-7. Cada dos enlaces, pondremos uno", ha concretado Hernández, que ha calificado el incremento del tráfico a las autopistas desde su gratuidad de "dramático".

Temas

Comentarios

Lea También