Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El principio del fin de un singular skyline del Penedès Marítim

Comienza el derribo de la chimenea de la térmica de Cubelles

José M. Baselga

Whatsapp
El inicio de los trabajos de demolición.

El inicio de los trabajos de demolición.

En los próximos días la chimenea de la central térmica de Cubelles comenzará a desaparecer.  Un robot ha iniciado el desmontaje de la construcción. Aunque no es un proceso rápido. Durará hasta noviembre.

Muchos vecinos lo miran con nostalgia. Creen que después de que la central dejase de funcionar la chimenea podría haber quedado como símbolo. Pero otros lo ven como el adiós a los humos que soportaron durante años.

El desmantelamiento lo hace un robot que derriba la torre hacia su interior. La obra las realiza una empresa alemana especializada en derribo de estas estructuras y que ya ha demolido cien chimeneas en toda Europa.

El sistema se ha escogido por agilidad de permisos y la dificultad que suponían otras opciones con operarios trabajando a 180 metros de altura y a expensas de los vientos. No obstante sí que habrá trabajadores en lo alto de la torre controlando la máquina.

Hacia el interior
Los restos de la torre caerán en su interior y se retirarán desde la base. El material, al ser inocuo podría utilizarse para rellenar el terreno si fuese necesario.

Endesa descarta que haya materiales de riesgo y señala que  lo único que puede producirse es polvo. Fue durante el derribo de la chimenea interior que tuvieron que aplicarse medidas por la retirada de elementos de amianto. En todo caso, también hay controles de polvo y ruido. De este último, de hecho, las sonometrías señalan que el detectado es el de la circulación en las calles anexas a la central.

Una imagen de la central de Cubelles.

Durante el verano se verá un descenso rápido de la torre. La dificultad crece a medida que se baja ya que la estructura es más ancha y con paredes más gruesas. El derribo de la chimenea cuesta entre medio y un millón de euros.

¿Y después?
Lo que ya está claro es el destino que tendrá el suelo una vez retiradas todas las estructuras sobre el terreno y bajo tierra. Endesa ha expuesto en el Ayuntamiento de Cubelles la intención de impulsar una promoción inmobiliaria.

Los trabajos de derribo.

La alcaldesa de Cubelles, Rosa Fonoll, señala que es una propuesta y que es Endesa la propietaria del terreno. Fonoll señala que el Ayuntamiento pedirá que en esa promoción haya zona de equipamientos, espacio empresarial y vivienda de protección social.

Sobre el puerto, que en realidad era una toma de agua para refrigerar los sistemas de la fábrica, no hay una decisión tomada. Serán los departamentos de costas del Ministerio y de la Generalitat quienes tomarán la última decisión.

De momento se mantendrá porque se desconoce cuál puede ser la afectación que tendría para las playas del entorno la retirada de los diques de piedras, después de casi cuatro décadas con esa barrera.

Temas

Comentarios

Lea También