Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El puerto de Coma-ruga busca quien lo gestione

La Generalitat saca a concesión la gestión del puerto, que necesita una intensa rehabilitación
Whatsapp
Una de las pasarelas del puerto se hundió y otra tuvo que cerrarse.  Foto: JMB/DT

Una de las pasarelas del puerto se hundió y otra tuvo que cerrarse. Foto: JMB/DT

La Generalitat ha sacado a concurso la gestión del puerto de Coma-ruga después de que el pasado año caducase la que tenía el Club Nàutic de Coma-ruga (CNC), que había conseguido prorrogar durante varios años argumentando su intención de ampliar la instalación.

Después de que el CNC descartase la obra al no encontrar recursos, la Generalitat recuperó el puerto y ahora saca a concurso su gestión para la que pueden presentarse ofertas hasta el 23 de febrero y se conocerán el 18 de marzo.

El concurso es para la explotación del puerto por un plazo de 12 años no prorrogables y el coste del contrato es de 16,4 millones de euros. Las cláusulas del concurso puntúan que el concesionario presente un proyecto que permita la unión del actual puerto del tipo isla, al que se accede a través de una pasarela, con la trama urbana.

También tienen una gran puntuación las actuaciones de mejora de la instalación. Las mejoras son necesarias ya que el actual puerto presenta numerosas deficiencias por sus más de 30 años de antigüedad en un entorno marino y falta de mantenimiento. De hecho el pasado año se hundió una de las pasarelas del interior de la zona portuaria y otra tuvo que cerrarse ya que amenazaba con el mismo problema.

También en el puente sobre la playa para acceder a puerto tuvo que restringirse el tránsito ya que los extremos del paso amenazaban con desprendimiento y se canalizó la circulación por el centro del puente.

El concurso busca quien gestione un puerto que ahora es muy pequeño para ser competitivo ya que tiene 265 amarres y carece de una zona comercial. Además, presenta numerosos problemas de aterramiento (la zona de los amarres se llena de arena) por lo que es necesario dragarlo casi semanalmente con el elevado coste que supone.

La configuración del puerto, con una bocana de entrada de barcas en el lado de Barcelona, facilita ese aterramiento por las corrientes. De hecho, en toda la costa mediterránea es el único puerto con una entrada de barcos en ese lado.

 

¿Podría desmantelarse?

La concesión de la gestión del puerto es muy esperada en El Vendrell después de que finalizó la prórroga a los actuales gestores. El proyecto del Club Nàutic de Coma-ruga para la ampliación no pudo tirar adelante ya que no se vendieron sobre plano los 150 amarres que se hubiesen necesitado para lograr una mayor participación financiera de bancos o inversores.

Ahora está por ver si la Generalitat obliga a la hasta ahora concesionaria a reparar los desperfectos de la instalación y que superarían el millón de euros. Al tratarse de una titularidad de la Generalitat, podría exigir el arreglo por parte del privado que la ha explotado durante las últimas décadas ya que ha obtenido un beneficio con la venta de amarres.

De no presentarse ofertas al concurso para la presentación de gestores de la instalación náutica, se abriría un futuro incierto para el puerto de Coma-ruga, que necesita de una intensa remodelación. Una de las posibilidades es que fuese la Generalitat quien asuma la obra, lo que parece difícil por las otras prioridades sociales del país.

En este sentido el desmantelamiento, que tiene un elevado coste es otra posibilidad.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También