Más de Costa

El rey emérito ‘se queda’ en Roda de Berà

El pleno del miércoles por la noche tumbo la moción de ERC que solicitaba una consulta popular para cambiar el nombre de la calle Joan Carles I. Hubo 2 síes, 3 noes y 8 abstenciones

Jordi Cabré

Whatsapp
FOTO: Alba Mariné

FOTO: Alba Mariné

Anque el rey emérito Juan Carlos I pasa las Navidades ‘forzadas’ en Abu Dabi y en muchas localidades se ha convertido en persona non grata tras destaparse presuntos delitos fiscales antes y después de la abdicación, siempre podrá decir que en Roda de Berà sigue teniendo una calle en su honor. 

La localidad del Tarragonès es la única de la provincia que tiene actualmente un espacio público dedicado al rey emérito y, si no hay nada extraordinario, durante un año no se debatirá si se le substituye la placa de la calle para poner otro nombre en este vial.

A diferencia del vaticinio de Gerard Piqué con Neymar, en plena vorágine del fichaje del brasileño por el PSG, en esta ocasión el «se queda» si se ha cumplido y uno de los viales más concurridos de  Roda de Berà seguirá luciendo el nombre del rey emérito.

Así lo acordó el pleno municipal el miércoles por la noche, cuando dentro del turno de las mociones ERC proponía una consulta popular para 2021 y borrar la huella de Joan Carles I, «porque no podemos permitirnos una calle en Roda con una persona que ha perdido la honorabilidad», explicaba Eva Giménez, la edil republicana.

El debate mantuvo la incógnita del voto durante 30 minutos, tiempo en que cada grupo parlamentario argumentó su punto de vista antes de pasarse a la votación nominal. Así se había acordado ya que partidos municipalistas como Tria Roda de Berà o el PSC (los dos que tienen más concejales en el consistorio) podían tener diferentes opiniones y sentido de voto sobre la necesidad o no de cambiar el nombre de la calle dedicada a Juan Carlos I.

De hecho, La votación reflejó la diversidad de opiniones reflejadas en los 13 ediles que componen el pleno rodense. Los seis de Tria Roda de Berà votaron abstención (5 ediles) y en contra, el voto de la de la concejal de Sanitat, Ensenyament, Comerç i Dona, Rosana Dorantes. Los otros dos votos en contra, además de la edil del gobierno local, fueron del PP (Rafa Luna) y de Ciutadans (Antonio Bernal).

El PSC sí consensuó su votó y apostó por abstenerse (3 ediles). Los dos apoyos a la moción se concentraron en ERC y Junts per Roda de Berà. Su concejal, Albert Martín apoyó la propuesta pero aprovechó para darle un tirón de orejas a Giménez recordándole que «no nos hemos adherido a la moción porque nosotros no buscamos votos», sentenció.

¿Hay debate en la calle?

El argumento de los noes de PP y Ciutadans utilizaron subliminalmente otra frase icónica catalana. El «avui no toca» de Jordi Pujol. Tanto Rafa Luna (PP) como Antonio Bernal (Cs) pusieron en duda de que el cambio de nombre del vial fuera un debate vivo en la calle y ambos recordaron a la concejal republicana que la sanidad, la pandemia, los ERTe  son prioridad a fecha actual por delante del cambio de nombre de la calle.

El portavoz del PSC, Josep Antoni Benedicto, quiso romper una lanza a favor de la moción de la compañera Eva Maria Giménez y explicó que «hay que ser respetuosos con la consulta que plantea la moción», pero a su vez le criticó que el contenido de la moción incluyera una parte de la reprobación del monarca emérito y que esta parte no la compartían. Por ello, el sentido del voto de los socialistas fue de abstención. También remarcó Benedicto que «sí hay debate en la calle, pero que éste se centra en el coronavirus y todo lo que conlleva la pandemia».

La moción tumbada implica que ésta no pueda presentarse nuevamente en un pleno por espacio de un año, tal y como señala el Règim Orgànic Municipal (ROM) del Ayuntamiento. Esto significa que la calle seguirá con su actual nomenclatura y que el debate, si es que existe, deberá aguardar 12 meses para volver a entrar como moción en. Así pues, el rey emérito ‘se queda’ en Roda de Berà.

Temas

Comentarios

Lea También