Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El 'rompecristales' de Vila-seca que nunca se cansa

Un joven de 19 años es detenido en dos ocasiones tras romper retrovisores de varios coches y cristaleras de dos inmuebles. En el último arresto rompió una mampara del coche de los Mossos

Jordi Cabré

Whatsapp
El 'rompecristales' de Vila-seca que nunca se cansa

El 'rompecristales' de Vila-seca que nunca se cansa

El joven está fichado y es archiconocido dentro del ámbito policial. Tiene 19 años recién cumplidos y su historial de actos vandálicos y delitos más graves sube exponencialmente. Sin domicilio conocido, deambula por diferentes ciudades, aunque últimamente se le ha visto demasiado en Vila-seca.

Hace pocos días, a media mañana, un operario de la empresa de recogida de basura de la ciudad, Urbaser, llamaba a la Policía Local al ver que un joven acababa de romper delante de sus narices el cristal de un edificio de la calle Requet de Fèlix. El joven se marchó con sangre en el brazo debido al golpe.

Cerca, en la calle Tarragona de la misma ciudad, los agentes localizaron al joven con el brazo lleno de sangre y lo detuvieron. No sólo había roto la puerta de cristal de la calle Requet de Felix, sino que había causado daños a un coche y a cuatro motos estacionadas en la misma calle donde fue arrestado por los agentes locales.

Tras el traspaso del presunto delincuente a mossos y tras declarar el acusado en sede judicial, volvía a salir a la calle con cargos. Un factor que realmente importa poco en estas personas que conocen perfectamente que sus actos no son suficientemente graves como para ingresar en prisión preventiva.

A los pocos días del arresto en Vila-seca, el joven volvía a la ciudad. Esta vez era una vecina que lo vio saltando de terraza en terraza en la calle Tenor Josep Forasté y que terminó saliendo a la calle por la puerta de un edificio en Comte Sicart.

En esta segunda detención pocos días más tarde que la primera, El joven se encaró a los agentes y en el traspaso de la Policía Local a Mossos, una vez subido al coche, rompió una de las mamparas del vehículo logotipado, añadiendo a los delitos de desobediencia y resistencia uno de daños. 

Temas

Comentarios

Lea También