Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El sector hotelero de la Costa Daurada busca compromiso para abrir todos los días del año

Falta una base sólida entre hoteles, comercios y restaurantes que atraiga a turistas fuera de la temporada de verano

Diari de Tarragona

Whatsapp
Los comercios, bares y restaurantes de la zona de Carles Buïgas, en Salou, tenían las persianas bajadas durante el puente. FOTO: pere ferré

Los comercios, bares y restaurantes de la zona de Carles Buïgas, en Salou, tenían las persianas bajadas durante el puente. FOTO: pere ferré

Desestacionalizar la temporada turística. Este es y ha sido el gran reto de la Costa Daurada desde hace muchos años. El cómo hacerlo es la gran incógnita con la que asociaciones y empresarios deben lidiar. Por ahora, los hoteleros de la Costa Daurada han reclamado la implicación de todos los establecimientos comerciales para romper con la tónica veraniega.

El presidente de la Federació d’Empresaris d’Hosteleria i Turisme de Tarragona (FEHT), Eduard Farriol, sabe que «tenemos que ser conscientes que hay una falta de demanda y que ésta se debe crear. Pero tenemos que crearla de manera conjunta entre hoteleros, comerciantes y restauradores». La estrategia para conseguir atraer al turista fuera de temporada alta es un trabajo costoso que requiere esfuerzos por parte de todos los actores implicados.

«Cuando llega el 15 de noviembre se vacían todas las calles», explica Farriol, y añade que «no tiene ningún sentido abrir los hoteles durante toda la semana esperando a ver qué ocupación tendremos el fin de semana. Tiene que haber una base que ahora mismo no tenemos, pero no es fácil tener programas preparados para los turistas de tercera edad (el potencial para esta época del año) si luego vienen aquí y no encuentran nada abierto».

Falta una base sólida
El desestacionalizar la temporada turística supone abrir establecimientos más allá de los meses de verano. El cuándo hacerlo depende, según Farriol, de la base que se establezca entre hoteles, comercios y restauración: «Lo ideal sería tener una base mínima para cualquier tipo de turista. De hecho a día de hoy no tenemos ningún atractivo que los haga venir», lamenta. «Una vez tengamos esta base, entonces nos podremos plantear cuándo abrir. Pero tenemos que ser conscientes que conseguir esto no es de hoy para mañana, sino que hablamos de hechos a largo plazo».

Desde la Associació d’Empresaris i Comerciants de Salou 365 Dies (AECS), su presidenta, Laura Capuz, asegura que «si los hoteles abren, abriremos bares y tiendas. Nosotros somos los primeros interesados en abrir, pero ahora no lo hacemos porque ellos cierran y nos vemos obligados a hacer lo mismo». De hecho, según explica Capuz «nosotros hace años que pedimos abrir en temporada baja. Tenemos un clima ideal que nos lo permite. Entonces, ¿por qué no hacerlo? Si abrimos sólo en verano los números no salen. Nos interesa a todos desestacionalizar la temporada turística».

La influencia de PortAventura
Aunque Farriol es consciente de que el turista de PortAventura «es otro perfil de cliente», sí que asegura que en fechas como las del puente y en temporada baja es cuando más se nota la presencia del parque.
De hecho el propio PortAventura trabaja para abrir los máximos días posibles al año, lo mismo que hace el sector hotelero pero dirigiéndose a su turista en concreto. A modo de ejemplo, Farriol destacó los esfuerzos que se destinan al turismo deportivo para atraer a jugadores de golf.

Pocos hoteles en el puente
La ocupación en la Costa Daurada durante el Puente de la Purísima alcanzó el 80%, lo que cumplió con todas las previsiones y expectativas. Desde la FEHT se valoró esta cifra como «aceptable», pero el presidente de la entidad fue prudente y tachó la cifra de «espectacular pero en realidad, muy pobre» porque, de hecho, sólo una veintena de hoteles entre Salou, Cambrils y Vila-seca, abrieron durante los días del puente. Al estar ahora en temporada baja, en total se ofrecieron 11.000 plazas de alojamiento, lo que supone únicamente entre el 15 y el 17% de las que hay disponibles. El resto, como la mayoría de establecimientos, cerraron. 

La misma previsión es la que, desde la FEHT, se espera para las fiestas de Navidad: «Posiblemente cerraremos con los mismos números que el año pasado», explica Farriol. «Las cifras que obtendremos serán muy parecidas a las de este puente y los hoteles que abrirán también serán los mismos», sentencia.

Temas

Comentarios

Lea También