Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El sector hotelero insiste en la necesidad de mejorar la imagen de los comercios de Salou

El Ayuntamiento asegura que desde que se puso en marcha la figura del inspector comercial la situación ha mejorado mucho. Han interpuesto 15 multas a los que no cumplen la normativa 

Carmina Marsinach , Mònica Just

Whatsapp
Según la normativa no se puede colgar ningún tipo de elemento en los tendales ni en las fachadas de los edificios. FOTO: Alba Mariné

Según la normativa no se puede colgar ningún tipo de elemento en los tendales ni en las fachadas de los edificios. FOTO: Alba Mariné

El comercio de Salou lleva años luchando para mejorar su imagen. Pero aún hay tiendas que no respetan la normativa y siguen sobrepasando el espacio comercial con sus artículos, colgando flotadores y camisetas en las fachadas o instalando tableros publicitarios en la vía pública. El Ayuntamiento ya ha empezado a tomar medidas pero desde el sector hotelero insisten en la necesidad de trabajar más en ello. 

El presidente de la Federació d’Empresaris d’Hostaleria de la Província de Tarragona (FEHT), Eduard Farriol, es consciente de la situación del comercio salouense y de la batalla que tiene desde hace tiempo para mejorar su imagen. «Lo que no es normal es que te encuentres una fachada llena de flotadores, barcas de plástico, camisetas falsificadas colgadas, y que aquí no pase nada», afirma. Y subraya la importancia de fomentar que se monten negocios «con gusto, y no de cualquier manera». Farriol también asegura que este es precisamente un tema que han hablado en reiteradas ocasiones con Juli Vilaplana, presidente de la Associació 365 dies Salou Vila comercial. «No puede ser que la chapuza sea lo normal y que la excepción sea quien trabaja como Dios manda. Aquí algo falla», lamenta.

Inspector comercial

Para lidiar con esta problemática, el pasado mes de agosto el Ayuntamiento puso em marcha la figura del inspector comercial. 

«El año pasado sobre todo hizo pedagogía aunque si realamente había algún comercio en el que veíamos que tenía que actuar, actuaba», apunta la concejal de Comerç, Martina Fourrier. La función del inspector principalmente es recordarles la normativa. No se pueden colgar elementos en los tendales ni en las fachadas de los edificios y tienen que dejar por lo menos un metro de la acera, «tiene que haber paso para los peatones, y por un tema de seguridad», recuerda Fourrier. 

300 euros es la cantidad que deberán pagar los comercios que no cumplan con la nueva ordenanza de civismo. Hasta ahora eran 100 euros de sanción

Pero este año sí que ha empezado a multar. Hay una quincena de denuncias interpuestas a distintos comercios. La sanción es de 100 euros, 70 con reducción si se paga dentro del tiempo establecido. Cuando entre en vigor la nueva ordenanza de civismo, las multas podrán llegar a los 300 euros. En febrero se llevó a cabo la aprobación inicial y se prevé que próximamente entre en funcionamiento la nueva normativa. 

El inspector realiza salidas cada semana pero según la concejal de Comerç, cuando tienen una pequeña denuncia o alguien les hace llegar una foto de un lugar en concreto, envían al inspector para que lo revise. «También es la manera de ganar tiempo», apunta.

«Con el inspector hemos notado una mejora. Hay algunos comercios que no lo aceptan demasiado. Pero vemos como  se dan cuenta que tenerlo todo delante tampoco les ayuda. A veces tapan la entrada de su propio negocio. Que las familias con los niños no pueden pasar. Cuando lo explicas, te dan hasta la razón», explica Fourrier.
Desde el Ayuntamiento reconocen que faltaría mejorar las zonas más turísticas del municipio como la calle Carles Buïgas o la calle Zaragoza. Pero consideran que poco a poco se va «arreglando y por lo menos ya no hay ese desbarajuste que había antes».

«Tenemos muy buen comercio en Salou. No todo son flotadores encima de los toldos. Yo creo que en este aspecto estamos dando la talla. En la zona de todo el año, el casco antiguo, Vía Roma, calle Barcelona... tenemos un comercio regulado que no tiene nada que envidiar a otras localidades», concluye Fourrier. 

El consistorio también está trabajando para regular los cierres de las terrazas comerciales

El consistorio también está trabajando en la regulación de los cierres de las terrazas comerciales. Su objetivo es evitar la sobreocupación de la vía pública con toldos, mejorar y unificar la imagen de los comercios.

Desde la Associació 365 dies Salou Vila comercial, como ya han manifestado en distintas ocasiones, valoran positivamente las iniciativas del Ayuntamiento para mejorar la imagen del comercio pero consideran que se deben intensificar las acciones. «Algunas tiendas desmerecen la imagen de todo el sector» apuntaba el presidente de la entidad, Juli Vilaplana

La nueva ordenanza de civismo también prohibe que los establecimientos comerciales utilicen  los contenedores de recogida selectiva de papel y cartón de la calle y que no lo dejen bien doblado y apilado o que lo depositen en lugares públicos, fuera de los contenedores y papeleras habilitados. 

Temas

Comentarios

Lea También