Más de Costa

El sector turístico confía en su recuperación antes del verano

Los empresarios de la demarcación confían en que la vacunación facilite la llegada de clientes internacionales

ACN

Whatsapp
Turistas junto a la piscina del hotel H10 Salauris Palace de Salou. FOTO: ALBA MARINÉ

Turistas junto a la piscina del hotel H10 Salauris Palace de Salou. FOTO: ALBA MARINÉ

El sector turístico de la demarcación de Tarragona confía en la campaña de vacunación contra la Covid-19 para recuperarse del bache de 2020. Los empresarios tienen claro que sin un descenso de los contagios no podrá haber turismo durante este año y esperan que a partir del segundo semestre puedan devolver los clientes internacionales.

El portavoz de la Federació Empresarial d’Hostaleria i Turisme de Tarragona (FEHT), Xavier Guardià, explica que están «preocupados» por el escenario que se vislumbra para el 2021. Además, apunta que para poder trabajar será necesario que el grueso de personas vacunadas, tanto aquí como en los países de origen de los turistas, sea lo más grande posible para garantizar la seguridad.

Destino seguro

Guardià afirma que tienen el foco puesto en dos lugares. Primero, en el mercado local -Tarragona, Catalunya y España- y, después, en el internacional, especialmente en países como Francia, Alemania, Reino Unido o Rusia. «Para nuestro sector es tan terrible que estemos mal nosotros como que lo estén ellos», indica. Por ello, reconoce, lo fían «todo» en la vacuna. En su opinión, es importante que los destinos turísticos puedan demostrar el grado de seguridad que tuvieron el verano del año pasado, con poca incidencia del coronavirus.

Por ello, considera que «todos debemos estar vacunados aquí porque es importante poder decir que nuestro destino turístico es seguro». La incertidumbre y el temor de los clientes hace que, al igual que en 2020, en 2021 vuelva a ser un año de ir de vacaciones a lugares conocidos. El portavoz de la FEHT recuerda que el impacto de la Covid-19 ha hecho que haya establecimientos, como hoteles o restaurantes, que no hayan podido trabajar desde hace quince meses. «Los hay que están cerrados desde octubre del 2019, que fue cuando terminó la temporada», especifica.

Con todo, el primer objetivo será poder abrir en Semana Santa. Guardià valora que es una época en la que predomina el turismo de proximidad, con lo que el levantamiento de las restricciones de movilidad serán esenciales. Pero todas las miradas, subraya, están puestas en el verano. «El grueso lo esperamos para el segundo semestre. Ya veremos cómo va. De momento no hay reservas, pero tenemos la sensación de que hay interés. La gente está cansada de los confinamientos y tiene ganas de poder irse de vacaciones», señala.

La caída de 2020

A nivel empresarial, de momento el sector no puede hacer otra cosa que esperar a que la pandemia evolucione favorablemente y se puedan mejorar las cifras del año pasado. A falta de tener los datos totalmente analizados, la FEHT hizo un primer balance en septiembre del año pasado que hablaba de una bajada de turistas del 70% en toda la demarcación y de una caída de la facturación de 4.500 millones de euros respecto a 2018.

Temas

Comentarios

Lea También