El segundo atracador de La Pineda, 'trincado' tras diez días escondido

Mossos localiza al presunto ladrón en la calle O’Donell de Reus poco después del mediodía de ayer martes. Esta mañana pasa a disposición judicial.

Jordi Cabré

Whatsapp
FOTO: CME

FOTO: CME

Agentes de paisano de la comisaría de Reus, pertenecientes a la Unitat de Seguretat Ciutadana, detuvieron ayer poco después del mediodía a un hombre de 50 años y vecino de la misma capital del Baix Camp.

El arresto fue una operación coordinada entre la Unitat d’Investigació del Tarragonès y los fura. Los primeros localizaron al presunto delincuente y los segundos lo interceptaron y lo detuvieron en esta calle de Reus.

El acusado estaba en busca y captura desde la tarde del 20 de noviembre, cuando formó parte de un atraco con armas a un estanco de la avenida Pau Casals de La Pineda. Él logró escapar sin que nadie lo interceptara, pero su compañero del robo con violencia, también vecino de Reus de 54 años, fue retenido en la misma calle y detenido por la Policía Local de Vila-seca poco después.

Mientras uno se lo llevaba la Policía Local y luego se hacía cargo Mossos, el otro consiguió huir a pie y por las calles de La Pineda. Ambos habían llegado con un Ford Focus blanco al núcleo turístico de Vila-seca, pero al salir mal el robo con violencia, el ladrón huído no se acercó al coche, sino que prefirió escapar a pie al cerco policial que se montó poco después de la llegada de las patrullas al estanco.

Desde el mismo sábado, la Unitat d’Investigació del Tarragonès se encargaron de buscarle. Poco a poco, fueron conociendo al fugitivo y era cuestión de tiempo que en alguno de los puntos que podría aparecer fuerza avistado y posteriormente detenido.

Ayer, tras 10 días escondido y lejos de cualquier policía, fue visto y detenido en la calle O’Donell. Según fuentes de la investigación, el sujeto también es vecino de Reus y tiene una hoja de antecedentes con una docena de delitos, muchos relacionados con el patrimonio. Hoy pasará a disposición judicial

Cuchillo y destornillador

El sábado 20 de noviembre, los dos acusados entraron por la tarde en el estanco de la avenida Pau Casals de La Pineda. Uno iba armado con un cuchillo de grandes dimensiones, el otro con un destornillador. Obligaron al estanquero y a otra persona a tumbarse bocabajo y les ataron las manos con bridas. Intentaron llevarse el dinero de la caja, pero ante la acumulación de clientes, decidieron marcharse sin botín. Uno terminó por el suelo, zancadilleado y detenido. El otro, ayer fue arrestado.

Temas

Comentarios

Lea También