Más de Costa

El sofá del alcalde a pie de obra

Ramon Ferré saca su 'chester' a la calle para atender a los vecinos. El alcalde de Calafell destaca que es un trato más rápido y directo. Cualquiera puede preguntar en el momento

José M. Baselga

Whatsapp
El alcalde Ramon Ferré (i) atiende a un vecino.

El alcalde Ramon Ferré (i) atiende a un vecino.

Cual Risto Mejide en su chester, el alcalde de Calafell, Ramon Ferré, también hace de un sofá, más discreto eso sí, el territorio en el que hablar de tu a tu. Pero a diferencia de Mejide, que es quien pregunta, en el caso de Calafell es Ferré el interrogado.

Hace semanas que el alcalde decidió sacar su sofá a la calle para que los vecinos le expusiesen sus dudas. Y con el sofá recorre las urbanizaciones y los diferentes núcleos de población. Ayer tocaba plantar el sofá junto al mercadillo.

Los vecinos van pasando a exponer sus quejas y necesidades y Ferré les recibe en el sofá. La suciedad que los dueños de perros permiten que los animales dejen en las calles centró las protestas de ayer. «Que es una guarrada», decían los vecinos a Ramon Ferré. Porque en la cercanía no hay tantos formalismos ni mesas de por medio.

Hay denuncias

Ferré explicó que el Ayuntamiento impulsaría patrullas de la Policía Local de paisano que vigilarán en las zonas más conflictivas para poder identificar a los incívicos. «Ya se han puesto varias denuncias de 400 euros», explicaba el alcalde.

Ferré señala que el objetivo era lograr que los vecinos tuviesen un acceso directo a poder plantear consultas. «Es cierto que si piden una cita en el despacho puede tardar más. Para que los vecinos planteen según que cosas está bien el despacho, pero para el día a día la calle es más rápida».

Todas las quejas son recogidas por unos escribanos que toman nota de las situaciones que se plantean. «Más de un 50% se resuelven de forma rápida», explica que propio alcalde.

Un hombre se sienta en el sofá y pregunta por el estado de unas alcantarillas en una calle de Segur. Hacen ruido. «Tomamos nota», responde Ramon Ferré. El alcalde destaca que muchos de los planteamientos de los vecinos son comunes y esperables, «porque también los políticos estamos por la calle».

Pero el sofá permite «que nos planteen situaciones que a veces no vemos porque son pequeños detalles que generalmente cuesta poco de reparar».

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También