Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El temporal arroja a la arena de La Pineda cuatro huesos humanos

Una vecina alertó a los Mossos d’Esquadra de que había encontrado estos fragmentos entre las piedras y conchas que ha expulsado el mar

J.Cabré

Whatsapp
Agentes de los Mossos d’Esquadra peinando la arena de la playa la semana pasada. El temporal ha aportado nuevos restos ahora. FOTO: ALBA MARINÉ

Agentes de los Mossos d’Esquadra peinando la arena de la playa la semana pasada. El temporal ha aportado nuevos restos ahora. FOTO: ALBA MARINÉ

El temporal que se llevó la arena de La Pineda este pasado domingo ha dejado el litoral de Vila-seca con una imagen de antaño, donde la playa desaparecía en invierno y con esfuerzo de aportaciones de arena se recuperaba en la temporada vacacional. Con esta imagen de otras épocas a causa del fuerte oleaje, la playa se ha convertido en un espacio lleno de guijarros y conchas, además de algún que otro resto de plástico de redes de pescar.

Y ante este aspecto indeseado de la playa de La Pineda han vuelto a aparecer huesos posiblemente humanos entre las piedras esparcidas por el litoral. El hallazgo realizado por una vecina sería la quinta ocasión desde la mañana del 23 de diciembre en que se han encontrado fragmentos óseos posiblemente de un esqueleto humano.

El martes, una vecina llamó al 112 pasadas las cinco de la tarde, según han informado al Diari. Alertaba de que en la playa, a la altura del parque Aquopolis, había observado un hueso grande y fragmentos pequeños.

El 112 activó a una patrulla de los Mossos d’Esquadra de la comisaría de Vila-seca y Salou para recoger estas pruebas y llevarlas al Institut de Medicina Legal i Ciències Forenses de Catalunya, con base en el tanatorio de Tarragona.

A partir de ahora, los forenses deberán analizar los nuevos huesos y buscar si tienen relación con los fragmentos hallados las semanas precedentes.


ADN
Como marca el protocolo en estos casos, una vez los fragmentos llegan al laboratorio se hace un inventario y se buscan detalles que puedan dar información de si pertenecen al mismo esqueleto para tener la base de si hay un cadáver o más en el fondo marino. El siguiente paso es realizar un estudio morfológico que añada peso, tamaño, saber si es humano o no, si es de hombre o mujer... y finalmente si el fragmento es suficientemente bueno para extraer una muestra de ADN. El ADN debe permitir encontrar una coincidencia en la base de datos de desaparecidos (si existe un registro) o bien engrosar este banco de información por si aparecen nuevas pistas y se puede descubrir la identidad en el futuro. De momento, los análisis siguen su curso en este laboratorio de la Generalitat.

Temas

  • COSTA

Lea También