Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El trapicheo de drogas vuelve al Eixample de Cambrils

Vecinos y comerciantes reclaman más presencia policial en la zona para erradicar

esta práctica.

Jordi Cabré

Whatsapp
Dos agentes, uno de Mossos y otro de la Policía Local de Cambrils, en la operación llevada a cabo en marzo de este año. FOTO: CME

Dos agentes, uno de Mossos y otro de la Policía Local de Cambrils, en la operación llevada a cabo en marzo de este año. FOTO: CME

La avenida Vidal i Barraquer, en el barrio de L'Eixample de Cambrils, tiene dos ambientes radicalmente opuestos. El paseo que nace desde la estación ferroviaria hacia el centro histórico es un bullicio de gente que varía a medida que los trenes llegan o salen en sentido sur o norte.

A medida que cae la noche y se acerca el fin de semana, el ambiente de ocio que hay en algunos locales enrarece el ambiente hasta el punto de hartar a vecinos y comerciantes.

En marzo de este 2017, Mossos d'Esquadra y Policía Local de Cambrils participaron conjuntamente en una redada para desarticular una banda dedicada al tráfico de drogas.

Cuatro detenidos, casi medio kilo de hachís confiscado y muchas identificaciones debilitaron considerablemente las decenas de trapicheos que se realizaban en esta zona.

Sin embargo, desde entonces el ritmo de trapicheos ha ido recuperando confianza viendo como la presencia policial disminuía considerablemente, ya sea por exceso de trabajo en otros puntos de la ciudad o por la reorganización de prioridades tras los atentados yihadistas de agosto.

Dentro de este contexto, hace días que se han ido produciendo hechos que auguran una recuperación de compra-venta de droga al por menor en esta zona.

Peleas, posiblemente entre personas relacionadas en estas transacciones, han vuelto a levantar la voz del vecindario que está harto de oír y convivir con estos problemas de trapicheos. La gente tiene miedo ante las represalias, pero pide más presencia policial para erradicar esta práctica ilegal.

Fuentes policiales admiten que ha habido pequeños incidentes aislados en las últimas semanas en ese barrio cambrilense y no se descarta que tengan cierta relación con el tema de drogas. No se descarta incrementar la seguridad si se demuestra un repunte de trapicheos como se detectó a principios de este año.

Temas

Comentarios

Lea También