Más de Costa

El tren-tranvía de la Costa Daurada empieza a rodar

La Generalitat somete a información pública el primer estudio de la infraestructura, que tendrá 34 estaciones y 46 kilómetros. Unirá Cambrils, Salou, Vila-seca y desde allí se bifurcará hasta llegar a Tarragona y Reus.

Diari de Tarragona

Whatsapp
FOTO: Fabián Acidres

FOTO: Fabián Acidres

El Departament de Territori i Sostenibilitat ha sometido a información pública el primer estudio del tren-tranvía del Camp de Tarragona. La primera fase del proyecto está presupuestada en 160 millones de euros y propone implantar el servicio entre Cambrils y Salou por el corredor que quedó en desuso el enero del año pasado, crear una nueva red hasta Vila-seca y hacerlo llegar hasta Tarragona y Reus por la actual red de Adif.

En una segunda fase, se prevé llevar el tren-tramo hasta la nueva estación de Cambrils y abordar la penetración urbana de la red en Reus y Tarragona, donde hará "las funciones de un metro", según apunta Territori. Finalmente, se adecuarán estaciones en el eje de la T-11 y en La Canonja para completar un sistema de 46,5 kilómetros y 34 estaciones.

Los objetivos del estudio que se somete a información pública son ofrecer una visión del conjunto de la red porque las sucesivas fases tengan coherencia y desarrollar a nivel funcional una primera fase de explotación del tren-tranvía que llega a Tarragona y Reus por la actual infraestructura de Adif.

El documento propone el corredor Vila-seca-Tarragona como el más adecuado para implantar la primera fase hasta la capital en lugar del corredor Salou-PortAventura-Tarragona. Según Territori, este sistema con prestaciones de tren en zona interurbana y de tranvía en las ciudades "puede ser un elemento transformador de la movilidad" y hacer crecer la cuota modal del transporte público hasta el 25%.

El sistema de tren-tranvía que operará Ferrocarrils de la Generalitat (FGC) comporta, en el tramo de Cambrils y Salou, aprovechar el espacio que dejará el actual corredor ferroviario en desuso -y que Adif está desmantelando- e implantar cinco estaciones en cada municipio para acercar el tren-tranvía a los usuarios.

También se creará una nueva red en Vila-seca, con tres estaciones, para acceder al campus de la URV y en el centro del casco urbano, y conectar con la estación de ferrocarril. La primera fase, de 160 Millones, contempla un centro de control-cocheras y material móvil.

Un 'metro' por Tarragona y Reus

En una segunda fase, la red propuesta permitirá acceder al barrio de Sant Pere i Sant Pau, al Campus Universitari de Sescelades, al hospital Joan XIII, a la zona comercial del Corte Inglés en la Rambla Lluís Companys, a la plaza Imperial Tàrraco y conectar con la estación de autobuses, la zona comercial del Parc Central y al barrio del Serrallo.

En el caso de Reus, el tren-tranvía permitirá acceder al centro de la ciudad, las estaciones de la Plaza del Nen de les Oques y Paseig Prim, conectar con la estación de autobuses y la estación de tren, acceder al campus Bellissens y al hospital Sant Joan de Reus. Tanto en Reus como Tarragona, esta penetración urbana hará las funciones de un metro por cada ciudad.

Las penetraciones urbanas harán que el tren-tram esté cerca de las personas usuarias, facilitando el acceso y la distribución, mientras que la entrada en la red de Adif permitirá entonces hacer el trayecto rápido entre Reus y Tarragona con un tiempo de trayecto "muy competitivo".

La tercera fase prevé el acceso a los importantes polos estratégicos que hay al eje de la T-11: el aeropuerto de Reus, la futura estación central del Camp de Tarragona, la zona comercial de Les Gavarres y también acercar los barrios de Poniente de Tarragona, y la conexión del municipio de La Canonja.

La red de tren-tram final propuesta consta de 34 estaciones y tiene una extensión aproximada de unos 46,5 kilómetros. El estudio a información pública aprecio una demanda de 9 millones de viajes anuales una vez esté plenamente en servicio la red y teniendo en cuenta los desarrollos previstos y la aplicación de medidas de promoción del transporte público y la movilidad activa en detrimento del vehículo privado.

Actualmente, el 90% de la movilidad en el Camp de Tarragona es interna y la cuota modal global del transporte público es del 18%.

Las estaciones

Al contrario que en la antigua red ferroviaria, formada por pocas estaciones y un trazado completamente separado del entorno urbano, la nueva red está integrada completamente dentro del espacio público, favoreciendo el acceso de los ciudadanos al transporte público y la conectividad de los viajeros con otros sistemas de transporte.

Se prevén dos tipologías de paradas: con andén central y con andenes laterales. Se plantea una plataforma segregada para garantizar la seguridad del resto de usuarios de la vía, conformando diferentes secciones tipos.

Temas

Comentarios

Lea También