Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Emoción a flor de piel en las carreras hípicas

El Cós de Sant Antoni de Vila-seca consigue reunir unas 10.000 personas. Es un evento muy esperado en el municipio que despierta nervios entre curiosos y aficionados de este deporte
Whatsapp
Las carreras del Cós de Sant Antoni reunieron miles de curiosos y aficionados.  Foto: Alfredo González

Las carreras del Cós de Sant Antoni reunieron miles de curiosos y aficionados. Foto: Alfredo González

La puntualidad marcaba el inicio de la primera carrera del Cós de Sant Antoni de Vila-seca, ante la atenta mirada de miles de espectadores situados al borde de todo el circuito hípico la Torre d’en Dolça. Era la primera, aunque también la última carrera que empezaría a la hora que se establecía en el programa. Aún así, los diez mil espectadores calculados por la organización no tuvieron problema para ser más pacientes y sentir la emoción que transmitían los jinetes cabalgando sus caballos pura sangre ingleses. Asimismo, el Cós de Sant Antoni ha sido uno de los acontecimientos más esperados por los aficionados de esta práctica deportiva. El motivo que ha propiciado esta expectación ha sido la carencia de este tipo de carreras en el conjunto del Estado desde el pasado mes de noviembre. Esta situación provocó que curiosos y enamorados de los caballos se desplazasen hasta Vila-seca para poder saborear esta jornada especial. El buen tiempo y las cálidas temperaturas acompañaron toda la mañana.

El primer premio que se disputaba, el Premi La Caixa, contaba con nueve participantes debido a la baja de última hora de un jinete que no pudo venir a Vila-seca por problemas logísticos. El caballo Olivenza, junto al jinete E. Arguinzones, era el primero en cruzar la línea de meta después de recorrer los 1.700 metros del Premi La Caixa. Detrás de ellos les siguieron los caballos Makaamen y Cortizada, de los jinetes M. A. Narvaez y R. Sousa respectivamente. En los podios pudieron recoger los trofeos Societat El Fénix y Societat Ateneu Pi i Maragall respectivamente.

La celebración de la segunda carrera fue una de las que despertó más expectativas. En juego estaba el Gran Premi de Premi Ajuntament de Vila-seca. Las casetas de apuestas se llenaban después de una primera competición en la que la velocidad se mezclaba con los nervios de los asistentes. Durante la pausa entre la primera carrera y la segunda, muchos de los asistentes decidieron no sólo hacer sus apuestas, sino también descansar en las terrazas improvisadas, comprar bisutería y complementos de los tenderetes de artesanos o simplemente dar una vuelta despreocupadamente. Además, en la Torre se instaló una exposición especial para la ocasión. Se trataba de la muestra Els Cavalls i Vila-seca, un fondo artístico de la Secció d’Art de l’Agrupació Cultural y de Rafael Rubio.

Pocos minutos antes de la una del mediodía los ocho caballos participantes en el Gran Premi Ajuntament de Vila-seca salían de sus puestos, dispuestos a recorrer el más rápido posible la carrera más larga de la jornada. En esa ocasión, los jinetes debían realizar una vuelta de más, lo que representaba un total de 2.500 metros. El más veloz fue el jinete Nicolás de Julián, quien cabalgó el caballo Teobaldo. Siguiendo su sombra estaba el jinete Marino Gomes junto al caballo irlandés Alfoz, que estuvo cerca de alcanzar a su principal competidor, con el que le separaban escasos segundos. En tercer lugar, llegó Raul Ramos con su caballo Tafadhali. Por sus posiciones, les fueron entregados el Premi Torre d’en Dolça y Premi Mas Calvo respectivamente. Las apuestas de esta carrera fueron muy suculentas para los ganadores, con 25 euros por cada euro apostado.

Finalmente, la tercera carrera no llegó hasta la una y media del mediodía. El motivo del retraso en el horario de la carrera fue la dificultad de los caballos Rivendel y Queen Fosool a situarse en sus correspondientes box de salida. Por ese motivo, ambos fueron descalificados, dejando a los jinetes Armando J. Graterol y David Musach sin la posibilidad de correr la última carrera de 1.700 metros. Así pues, fueron seis los jinetes que lucharon por conseguir el primer puesto del premio Patronat Municipal de Turisme de Vila-seca Platja de la Pineda. Este objetivo fue cumplido por el jinete R.Sousa junto a su caballo Pierrefiteou. Cerca estuvo Nicolás de Julián, con su caballo francés Starki, quien quedó en segunda posición, convirtiéndose en merecedor del Trofeu Cooperativa Agrícola. En tercer lugar quedó M. A. Narvaez, con el caballo británico First Move. Con él ganó el Trofeu Societat las Vegas.

Con esta carrera se ponía el punto y final al Cós de Sant Antoni, que este año se cerraba con más participantes que nunca. Venidos de toda España, los jinetes exhibieron sus cualidades dentro y fuera de la pista, siguiendo con una tradición de la que se tiene constancia desde el siglo XIX.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También