Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Enfado entre los conductores de Salou por las obras de la C-31B

Los trabajos de ampliación de la acera junto al Camping La Siesta, que da acceso a la Plaza Europa, ocasionan importantes colas, especialmente en horas punta

Eduard Castaño

Whatsapp
Circulación lenta y con colas en el tramo donde solo existe un carril. FOTO: Pere Ferré

Circulación lenta y con colas en el tramo donde solo existe un carril. FOTO: Pere Ferré

Muchos conductores de Salou han puesto el grito en el cielo por la delimitación a un carril en el tramo de la C-31B (la carretera de doble carril que empieza en la rotonda de entrada desde Reus y termina en Tarragona).

La restricción está situada entre la vía del tren y la calle Nord, unos metros antes de llegar a la Plaza Europa. No es que esa reducción a una sola vía sea de ahora (las obras de ampliación de la acera ante el Camping La Siesta empezaron hace medio año), pero con la llegada de la temporada turística se ha visto incrementada esa indignación.

El enfado de los conductores queda patente en las horas punta: a primera hora de la mañana y hacia las 3 de la tarde. Son los momentos en que se concentra un mayor volumen de circulación por diferentes motivos. Hacia las 9 de la mañana, muchos salouenses se dirigen hacia Tarragona para comenzar su jornada laboral.

Es el caso de Juan Mínguez. Vive en la calle Tarragona y cada día «me encuentro con el mismo fregado. No entiendo cómo no han podido poner un par de agentes de la Policía Local para facilitar el tráfico». Además, recuerda que en este punto «hay un semáforo de botón para que los peatones lo pulsen cuando quieran pasar y eso hace todavía más difícil que hay continuidad en el tráfico».

Temporada estival

Su queja va acompañada de otras muchas. Por ejemplo, Miquel G. recuerda que «estamos ya al inicio de la temporada estival. Ya sé que han dicho que las obras se acabarán en breve. ¡Pero es que ya deberían estar terminadas! ¿Dónde se ha visto que en un municipio turístico como Salou estemos en plenas obras casi a mediados de junio? Por favor...».

Los trabajos de la acera supondrán una clara mejora para la zona. Para empezar, contarán con un suelo cimentado, dado que el anterior tenía alguna fase de tierra. También tendrá una clara mejora en la iluminación, puesto que a las farolas altas se les ha añadido otras de menor altura para los peatones. A ello hay que sumar que contará con papeleas y con bancos, además del arbolado que se está plantando. Se trata de alrededor de 100 metros de acera reformada. Sin embargo, su repercusión viaria es muy destacable dado el punto del municipio donde se halla.

Los trabajos se iniciaron la segunda semana de diciembre y se espera que en los próximos días estén finalizados. Sin embargo, eso no ha evitado que durante todo ese tiempo los conductores no hayan protestado públicamente por lo que entienden «ausencia de efectivos policiales que faciliten el paso y eviten las colas que se han llegado a formar».

Alberto Maciá, otro de los afectados, está convencido de que «si se hubieran empezado las obras antes, hace ya un mes que se hubieran acabado. En invierno hay menos coches por Salou. En Semana Santa ya pudimos comprobar lo que podía pasar y ahora, tras esos días de fiestas, vuelve a haber colas. Además, no entiendo cómo han tardado tanto en acabarlas. Había días que cimentaban y al día siguiente levantaban el trabajo anterior y volvían a rehacerlo. El Ayuntamiento debería haber estado más encima para apremiar a que a estas alturas de año ya estuviera todo en su sitio».

Los peatones, también

Tampoco los viandantes están muy satisfechos, dado que deben atravesar hasta la acera al otro lado de la autovía para poder seguir caminando. En este sentido, algunos trabajadores en hoteles de los alrededores de la calle Pompeu Fabra recuerdan que pierden mucho tiempo para atravesar la zona de la acera del Camping la Siesta dada la gran cantidad de coches. «Yo hago cuatro viajes cada día (ida y vuelta) porque como en casa y vuelvo por la tarde a trabajar al hotel y me parece deplorable la situación», comenta Juani, que va y viene a diario en su bicicleta.

Temas

Comentarios

Lea También