Más de Costa

«Este espectáculo es un caballo ganador»

El Baúl de los 70 llega a Salou esta noche como parte de la programación de les Nits Daurades. Mikel Herzog y Serafín Zubiri ofrecerán una actuación musical con lo mejor de la década de 1970

GUILLERMO MORENO

Whatsapp
Imagen de El Baúl de los 70, ofrecido por Serafín Zubiri (Izquierda) y Mikel Herzog (centro). FOTO: CEDIDA

Imagen de El Baúl de los 70, ofrecido por Serafín Zubiri (Izquierda) y Mikel Herzog (centro). FOTO: CEDIDA

Esta noche, las Nits Daurades de Salou acogerán, en la Plaza de les Comunitats Autònomes, el espectáculo El Baúl de los 70. La actuación corre a cargo de Mikel Herzog, músico afincado en Cambrils y representante de España en el Festival de Eurovisión de 1998, y Serafín Zubiri. Los artistas estarán acompañados por la Banda de Música Vila de Falset, dirigida por Carles Capseta. Herzog atendió al Diari y anticipó algunos detalles del show, además de los proyectos en los que se encuentra actualmente involucrado.

¿Cómo te definirías como artista y cómo describirías tu estilo musical?

Mi estilo siempre ha sido romántico y con fuerza. Como artista decidí tener varias facetas, por lo que me he desarrollado como compositor, cantante, arreglista y productor. También he colaborado en programas de televisión: en Operación Triunfo, por ejemplo, dirigiendo la academia. Como artista me considero polifacético, he hecho distintas cosas y creo que eso es lo que permite que un artista perdure en el tiempo, algo complicado porque siempre van llegando nuevas generaciones. Soy un artista que se ha mantenido, sin grandes escándalos ni grandes fracasos, he estado ‘en el medio’, y eso me ha dado la oportunidad de no perder los papeles debido a la fama.

¿Qué nos puedes contar del espectáculo El Baúl de los 70, que ofreces junto a Serafín Zubiri mañana en Salou? ¿Qué puede esperar el público de esta actuación?

Este espectáculo es un caballo ganador. Normalmente lo hacemos con la banda del pueblo en el que actuamos, lo que implica que el público está asegurado, ya que son bandas grandes y vienen la familia y los amigos de los miembros. No hemos tenido menos de 1.000 personas en ningún concierto de los que hemos dado. Además de las bandas, nosotros traemos una base de músicos para asegurar que el sonido sea prácticamente igual siempre. También es muy importante el repertorio: todo es música de los años 70. Entonces, la gente de esa generación lo pasará muy bien, esperemos que todo fluya.

¿Cómo surgió la oportunidad de colaborar con Serafín y llevar a cabo este espectáculo?

Yo llevaba unos 10 años sin cantar. Tenemos una empresa familiar, una naviera de transporte de mercancías, y eso me permite vivir con más tranquilidad y ver a mi familia cada día. A partir de ahí, Serafín, que se dedica de lleno a la música, me propuso hacer este espectáculo de los 70. Él lo diseñó, empezó a coger forma y llegaron los conciertos. Fue relativamente sencillo porque en España hay muchas bandas y para ellas hacer esto es algo diferente. Vimos que era una buena idea y estamos contentísimos en el resultado.

Más allá de esta actuación, ¿qué proyectos tienes actualmente entre manos?

Principalmente en la producción. Tengo dos hijos -Mikel e Iván- que también se dedican a la música y les estoy ayudando en todo lo que puedo. Los dos tienen su carrera enfocada y están grabando un disco cada uno -empezaron como dúo-. Luego, Mikel es uno de los protagonistas del musical Cruz de Navajas en Madrid, mientras que Iván va a protagonizar el musical We Will Rock You, también en Madrid, que se estrena en octubre. Más allá de eso, mis proyectos son vivir tranquilo, trabajar en la empresa y dar algún concierto con mi gran amigo Serafín.

¿Cómo os ha afectado en lo profesional este año y medio que llevamos de pandemia?

He tenido suerte de no tener problemas. La empresa, al ser de transportes, no paró su actividad ni entró en ERTE. En la música se paró todo. Mikel empezaba a hacer el musical con mucho éxito en Valencia y de un día para otro pararon. Iván igual, estaba colaborando con Luis Cepeda y tuvo que parar. Yo, en ese momento, más que en los artistas, pensaba en la gente que vive de los conciertos -músicos. técnicos...-. Hay gente en esos ámbitos que ha ido a la quiebra. Por eso tenía ganas de que todo esto empezara a remontar, y pido a la gente que, dentro de sus posibilidades, intente ir a conciertos.

¿Crees que la normalidad está empezando a volver al mundo de la música y la cultura?

Va a costar, pero remontará poco a poco. Espero que los aforos vayan aumentando lo antes posible y que la gente pueda disfrutar. La situación también provoca que los espectáculos se den con muchísimas ganas, pero también ‘cortados’. Nuestra actuación de hoy, por ejemplo, permite la colaboración del público. Hay una conexión directa en la que el público canta y, antes de la pandemia, se ponía de pie, había mucho movimiento. Soy optimista y creo que esto pasará sin tener más problemas. No hay que olvidar que este virus ha dejado una mancha imborrable a muchas personas y familias. La cultura, la música y los conciertos formarán parte de ese bálsamo que nos dejará de nuevo con una sonrisa en la cara.

Temas

Comentarios

Lea También