Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Estopa para todos

Tótem socialista. Del «mossèn Junqueras» al «fugitivo Puigdemont», Josep Borrell saca la artillería pesada para recuperar votos socialistas en Salou
Whatsapp
Josep Borrell, con los alcaldes de La Canonja y Tarragona en primer término, ayer en Salou. FOTO. LLUIS MILIÁN

Josep Borrell, con los alcaldes de La Canonja y Tarragona en primer término, ayer en Salou. FOTO. LLUIS MILIÁN

M ás de 30 minutos de retraso. Josep Borrell se hizo de rogar en la Sala Europa –guiño a su etapa como presidente del Parlamento Europeo– del Teatro Auditorio de Salou. El exministro apareció como una auténtica estrella en el mitin central del PSC celebrado ayer, pero no colgó el cartel de aforo completo.

Unos 160 militantes ovacionaron las palabras que dedicó el tótem socialista a los líderes independentistas. Empezó repartiendo estopa contra Carles Puigdemont y Junts per Catalunya. Aseguró que el candidato «no es un exiliado; es un fugitivo de la justicia», y pidió que deje de comparar la situación catalana con el franquismo. «Si estuviéramos en esa época no se hubiera dejado a los Jordis hacer el paseíllo como si fueran unos toreros cuando llegaban a la Audiencia Nacional o a Oriol Junqueras escribir cartas desde prisión», apuntó Borrell, que también tuvo palabras para el exconseller: «Le llamo mossèn Junqueras porque me recuerda al cura de mi pueblo. Según él, vosotros sois el mal», afirmó entre aplausos. 

Artur Mas también fue objeto de las mofas del socialista, acusándole de «negar la realidad» cuando dijo que las empresas no se  irían de Catalunya. «¡Se han ido 3.000!», exclamó el exministro. Además, lanzó la advertencia de que si el Procés continúa, «nos costará puestos de trabajo y de renta. La parte más débil de la población catalana será la que lo notará más». 

Borrell siguió su discurso atacando a Rajoy por las cargas policiales del 1 de octubre. «Nunca reconocerá que fue una cagada espantosa», afirmó el socialista, que declaró que el suceso generó una «cierta simpatía» por el independentismo que ha caído con el paso del tiempo. 

El último dardo fue para los medios de comunicación catalanes y la necesidad de «desinfectarlos», uno de sus ‘hits’ de la campaña. «Se debe poner orden a los medios que hacen propaganda», manifestó. 

Críticas a Ciutadans

Rosa Maria Ibarra, cabeza de lista del PSC por Tarragona, señaló que «quedan seis días para poner solución a este desastre», una solución que, según la candidata, está en manos de Miquel Iceta. 

La vallense centró su discurso en criticar a Ciutadans (C’s). «Es el PP corregido y aumentado. Representa los intereses de las grandes fortunas, no el de los trabajadores que siempre han confiado, y lo volverán a hacer, en los socialistas», apuntó. Ibarra aseguró que el programa del partido tiene más de 700 medidas sociales y confirmó que uno de los objetivos prioritarios es impulsar el CRT de Salou, que actualmente está paralizado.

Temas

Comentarios

Lea También