Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Eugeni Capella: «Ver según que aves solo sucede una vez en la vida»

Después de tres meses de ruta por Ecuador, Capella y su equipo regresan a casa. Tenían un reto. ¿Lo habrán superado?

Maria Pedrerol

Whatsapp
Eugeni Capella, biólogo y ornitólogo cambrilense. FOTO: Eugeni Capella

Eugeni Capella, biólogo y ornitólogo cambrilense. FOTO: Eugeni Capella

El cambrilense Eugeni Capella, Miquel Bonet (Barcelona) y George Wagner (Estados Unidos) ya están de vuelta. Recordemos que en enero emprendieron una aventura en Ecuador que les llevó a intentar encontrar, en solo 75 días, hasta mil especies de aves distintas. Un reto jamás alcanzado. ¿Lo consiguieron? ¡Veamos!

Sin más dilación: ¿Reto conseguido?
¡Sí!

¿Ha sido dificil?
Hacer algo que nunca se ha hecho presenta dificultades. Quizá  la más grande es poder mantener el ritmo de 16 horas al día durante 75 días buscando pájaros...

Desde luego es un ritmo frenético con el que, sin embargo, ya contaban...
Sí, pero también surgen dificultades imprevistas como tener que cambiar la ruta por un desprendimiento, o buscar aves en la lluvia, lo que ya de por sí es una dificultad intrínseca de la selva.

«Entrar en los bosques y tener la sensación de estar en un mundo que se está perdiendo es quizá la mejor experiencia que me llevo de este viaje»

¿Qué especie les ha costado más de encontrar?
¡Las que no hemos visto! (Ríe)

Vamos, escoja una.
Sin duda, el cuco hormiguero escamoso (Neomorphus radiolosus). Un ave que puede aparecer siguiendo a hormigas legionarias, que asustan a los insectos que come. En un año normal lo observan una decena de personas. Era para quitárnoslo de la cabeza...

Pero...
Nos dijeron que había uno comiendo mariposas e insectos. Una oportunidad así solo sucede una vez en la vida. Fuimos, lo vimos, lo fotografiamos y, una semana después, desapareció en el bosque y ya nadie más lo volvió a ver.

Esta especie sí la vieron. ¿Lograron encontrar también al loro de orejas amarillas (Ognorhynchus icterotis), considerada extinguida en Ecuador?
No... Llegamos a localizar dos fincas donde se criaron por última vez hace 20 años y que se compraron para protegerlos. Hasta ahora ni siquiera se sabía donde estaban situadas. Habían estado en parte ocupadas y habían talado el bosque y llevado a vacas a pasturar. Ahora se está estudiando como reforestarlo para crear un hábitat en el que pueda volver el loro.

Águila harpía, la más buscada en Sudamérica. FOTO: Miquel Bonet

Una lástima... Aun así, ¿lo compensaron con el descubrimiento de alguna nueva especie?
Para nosotros, las dos aves más interesantes que hemos encontrado han sido la primera cita documentada en el Ecuador de la reinita bolanegra (Setophaga virens) y la primera cita en la provincia de El Oro y del gaviotín de pico grueso (Phaetusa simplex). 

Habéis ido hasta lugares habitados por tribus y con accesos incluso cerrados. ¿Cómo lo habéis vivido?
Sin duda el lugar más salvaje que pisamos fue el Parque Nacional Yasuní. Hace dos años estuvo cerrado porque unos indios «no civilizados» (que no hablan castellano y utilizan arpones o cerbatanas) tuvieron un conflicto con muertes con indios civilizados (hablan castellano y usan armas de fuego). Entrar en esos bosques y tener la sensación de estar en un mundo que se pierde es quizá la mejor experiencia del viaje.

Hasta el próximo... ¿Para cuándo?
Ahora nos planteamos un viaje similar al país con más especies del mundo: Colombia. También organizaríamos viajes allí. Si alguien está interesado puede contactar conmigo: eugenicapella@gmail.com 
 

Temas

Comentarios

Lea También