Más de Costa

Fallece Albert Tàpias, impulsor del turismo en Calafell

Tuvo una de las primeras agencias de alquiler de viviendas

José M. Baselga

Whatsapp
Albert Tàpias en la playa de Calafell.

Albert Tàpias en la playa de Calafell.

Hace un par de años se afanó para acabar su libro L’Esclat del turisme a Calafell (1966-1976).  «Para dejar algo de mi memoria de Calafell. De lo que vi. De cómo ha cambiado. De sus gentes, sus locales recordados por muchos...», explicaba Albert Tàpias en una entrevista al Diari.

El que fue uno de los primeros intermediarios de viviendas en el momento que Calafell despertaba al boom turístico, Albert Tàpias, ha fallecido este miércoles. 

Fue uno de los pioneros en el turismo en Calafell y durante su vida trabajó para impulsar al municipio. Desde su agencia y desde el mundo del arte. Tàpias llegó a Calafell en 1966. Entonces tenía 28 años.  Un amigo de la infancia le propuso ir a Calafell a trabajar en una oficina que su padre iba a abrir para vender y alquilar pisos.

Tàpias llegó desde Sant Quirze de Besora y se enamoró de Calafell. De un Calafell que quiso inmortalizar en su libro. Porque había cambiado mucho el pueblo. Y Tàpias lo lamentaba. Sentía nostalgia de aquel Calafell que conoció. 

La pérdida de ese impulsor de Calafell ha consternado a Calafell. Llevaba un tiempo delicado de salud, pero su pérdida ha dejado un vacío en muchos. Porque también es una pérdida de parte de aquel Calafell de «una playa que no se acababa nunca. De arena muy fina. Muy diferente a las que conocía de la Costa Brava. Aquel Calafell era un pueblo agrícola, con un castillo medio derruido que se destinaba a cementerio. Y comenzaba la expansión de Segur», como decía.

Tàpias también impulsó a muchos artistas con su galería de arte Dama en la que expusieron artistas como Josep Maria Subirachs, Ramon Moscardó, Ramon Calsina o Didier Lourenço. Tàpias soñaba con un Calafell en el que la cultura fuese un referente. 

Temas

Comentarios

Lea También