Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Fallece un hombre de 87 años en un incencio en su piso de Vila-seca

| Bombers localizó a la víctima en una de las habitaciones lejos de las llamas. Iba vestido como si estuviera a punto de salir a la calle

Jordi Cabré

Whatsapp
Las llamas eran visibles desde la calle Vic, allí da el comedor. La casa está en la calle Montseny. FOTO:  ALBA MARINÉ

Las llamas eran visibles desde la calle Vic, allí da el comedor. La casa está en la calle Montseny. FOTO: ALBA MARINÉ

Una columna de humo visible desde la calle Vic puso en alerta a una patrulla de la Policía Local de Vila-seca que se encontraba justo a pocos metros. Acababan de dar las nueve de la mañana. La patrulla avisó a la central para que diera la alarma al 112. La columna de humo que ascendía al cielo procedía de un piso –el 5º1ª del número 6 de la calle Montseny–. Los agentes aparcaron el coche y subieron hasta la planta afectada para averiguar si había alguien en el interior del piso.

Echaron la puerta abajo, pero el humo y las altas temperaturas impidieron poner un pie dentro. Por contra, la acción de emergencia permitió a las llamas, que empezaban asomarse por la puerta del balcón, recibir una bocanada de aire fresco complementario que avivaría aún más el fuego, ya muy visible desde la calle.

Ni la Policía Local ni los Mossos d’Esquadra, que llegaron minutos después del aviso, pudieron entrar en un piso donde las temperaturas superaban los 300 grados y la humareda ya se había apoderado de todas las dependencias de la vivienda.


Máscaras de oxigeno
Fueron los bomberos con sus máscaras de oxígeno y trajes ignífugos los que pudieron acceder al piso en llamas y buscar dentro de ella si había alguien. Las informaciones de los vecinos de la escalera decían que José Farran Grau, el propietario, podía estar dentro. Este vecino de 87 años de edad y natural de Lleida vivía sólo desde hacía muchos años en ese piso. Tenía movilidad plena e incluso utilizaba una bicicleta, aseguraron los vecinos, todavía consternados por lo ocurrido. Uno de sus dos hijos se personó tras ser avisado de lo que estaba ocurriendo.

José Farran estaba tumbado en una de las habitaciones, lejos de la puerta principal. Su aspecto no denotaba que se hubiera enterado de que tenía el comedor en llamas. Allí lo encontraron los bomberos cuando pudieron disipar parte del humo. Iba vestido para salir a la calle. Los que entraron en el piso lo sacaron al rellano, donde esperaba el médico del SEM para intentar una reanimación que difícilmente tendría éxito. Más tarde, un coche de la funeraria se llevaría el cuerpo de este vecino para realizarle la autopsia y comprobar cuál es la causa de la muerte.


Evacuación preventiva
Mientras bomberos intentaban controlar las llamas de la vivienda –participaron siete dotaciones de los parques de Tarragona, Reus y Cambrils–, Mossos y Policía Local llamaron puerta por puerta para pedir al vecindario que se confinara dentro o que bajara a la calle para mayor seguridad. A media mañana, con el fuego apagado, los vecinos pudieron volver a sus casas.

Sólo el inmueble afectado por las llamas requirió de un apuntalamiento de urgencia en la zona del comedor, porque el fuego y las altas temperaturas dejaron la estancia hecha un amasijo de hierros y escombros. La brigada municipal echó una mano a los bomberos para evitar que el techo se viniera abajo. Al ser el último piso del inmueble, la estructura del número 6 de la calle Montseny no ha sufrido daños y sólo esta vivienda requerirá obras para volver a se habitable en el futuro.

Las llamas se concentraron en el comedor. Al resto del piso no llegaron. Sí una humareda extremadamente caliente que afectó a paredes, muebles y otros objetos y dejó una capa negra de hollín que parecía que había ardido todo el piso. A partir de ahora, será la unidad científica de los Mossos la que deberá volver al piso y averiguar, entre los escombros acumulados, qué provocó el fuego de vivienda que posiblemente mató a su propietario ayer por la mañana.

Lo que nadie ha podido saber hasta el momento es qué originó el chispazo. El fuego arrasó toda la estancia y hace muy difícil encontrar el punto de origen. Todas las hipótesis están abiertas.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También