Más de Costa

«Faltan jóvenes en el mundo de las motos»

Entidades. El Moto Club Barenys Salou acoge a los aficionados a las dos ruedas con ganas de disfrutar de la moto y la familia, y de pasar buenos ratos con otros entusiastas

GUILLERMO MORENO

Whatsapp
Las familias de los socios son invitadas a participar en la actividad del club. FOTO: Cedida

Las familias de los socios son invitadas a participar en la actividad del club. FOTO: Cedida

Montar en moto es mucho más que desplazarse de un punto a otro. La sensación de libertad y velocidad que proporcionan las motocicletas es única, por lo que no es de extrañar que alrededor de la moto haya surgido una cultura que lleva décadas uniendo a personas en torno a esa pasión por las dos ruedas.

El Moto Club Barenys Salou es la principal muestra de esa comunidad motera en la capital de la Costa Daurada. Desde el año 2018, la entidad reúne a decenas de entusiastas.

El presidente del club, Álex Mora, define la entidad como «una gran familia». «La filosofía es la de crear un grupo para pasarlo bien, salir y disfrutar de la moto», añade, «pero también hacemos actividades para toda la famila, como cenas, barbacoas o viajes. El objetivo es que se implique el mayor número de gente y que haya buen ambiente y ganas de pasarlo bien. Venir aquí es una forma de encontrar personas que comparten la afición a la moto».

De hecho, para ser miembro del club, tener moto no es estrictamente necesario: «No hay una norma que obligue a tenerla para entrar, pero, evidentemente, es altamente aconsejable para poder participar de toda la actividad del club», explica Mora.

El club se reúne en el Café Bonsái Bar, regentado por Soso, uno de los socios. Allí pasan las tardes juntos y planifican las próximas actividades. Las salidas en moto que realiza el club son de todo tipo, desde rutas de un día por la zona, a viajes por Europa o fines de semana en un camping. «Todos los socios pueden proponer actividades y salidas, y quien quiere se apunta».

Los socios tienen, por tanto, plena libertad para participar o no en las actividades organizadas. «A veces se juntan grupos de ocho y otras somos dos personas. La oferta es muy amplia y todos son bienvenidos».

Para ser socio se requiere el pago de una cuota anual, que sufraga los gastos de la entidad, sin ánimo de lucro. Los miembros reciben anualmente la ropa oficial del club y acceden a una serie de descuentos y beneficios en empresas que colaboran con el club. «Tenemos unos sponsors muy buenos, y los socios se benefician de ello. Hay tiendas de ropa de moto, un taller mecánico, o incluso un bufete de abogados», detallaba Mora.

La Flama del Canigó

En una línea diferente a su actividad habitual, la entidad participó en los actos de la Revetlla de Sant Joan del 23 de junio. El club fue el encargado de acompañar a la Flama del Canigó en su llegada a Salou y en su recorrido por la localidad. «Desde la concejalía de Cultura nos lo pidieron, conseguimos reunir un grupo de motos y la experiencia fue buena», comentó Mora, que también apuntó que era la primera vez que el club colaboraba con el Ayuntamiento en una actividad así, y que podrían llevarse a cabo más en el futuro.

El acto festivo fue también parte de la recuperación de la actividad del club tras la pandemia. «En la parte más dura del confinamiento nos reuníamos por videollamada y charlábamos. A medida que se fue abriendo, fuimos saliendo y adaptándonos a la situación», relata el presidente. La peor parte, asegura, fue el confinamiento municipal, ya que no se podían hacer salidas y el bar estaba cerrado. Ahora, el club afronta el verano con muchas ganas: «Hay mucha actividad de día y algunos viajes planeados para el verano. Lo estamos reactivando todo», comenta, con ilusión, Mora.

Falta de jóvenes

Además de dar la bienvenida a cualquier apasionado de la moto al club, desde el mismo reclaman la llegada de miembros jóvenes: «La media de edad actual del socio ronda los 40-50 años. Falta una continuidad y desde nuestro punto de vista la gente joven está apartándose del mundo de la moto. Entendemos que hay otras opciones y aficiones, pero no vemos esa pasión», lamentaba Mora.

Comentarios

Lea También