Más de Costa

Familias de la escuela La Bòbila de Cambrils exigen un entorno del centro seguro

Los padres y madres se quejan de la falta de mantenimiento de los solares y piden zonas de recreo con sombra

Cristina Sierra

Whatsapp
Aspecto actual del solar ubicado justo al lado de la escuela lleno de maleza y sin ningún tipo de cuidado.  FOTO: Alba Mariné

Aspecto actual del solar ubicado justo al lado de la escuela lleno de maleza y sin ningún tipo de cuidado. FOTO: Alba Mariné

Los padres y madres de los alumnos de la escuela La Bòbila de Cambrils están «hartos» del escaso mantenimiento de los solares del entorno del centro. En un comunicado, las familias exigen al Ayuntamiento que se adopten medidas para mejorar el exterior del colegio «por la seguridad y el bienestar» de los niños.

La escuela se encuentra ubicada en uno de los descampados de la urbanización La Bòbila, situada en la entrada del municipio por el Raval de Gràcia. «En todos estos años padres, madres y abuelos acuden a llevar y/o esperar a los niños al colegio, muchas veces lo hacen con carritos de bebé y siempre paseando entre arbustos, matorrales y terrenos inundables, además de entre excrementos de animales», denuncian.

Los progenitores añaden que el entorno tampoco tiene árboles que permitan zonas de sombra en aquellos lugares donde los padres y abuelos esperan para recoger a los escolares. «Supone que en las temporadas en las que las temperaturas son altas y con mucho sol sea imposible cobijarse», señalan en el comunicado, donde aseguran que «sueñan» con poder disfrutar de una escuela con un entorno limpio, con bancos y sombra a la salida del colegio.

Como explican, han sido varias las veces en las que han pedido al Ayuntamiento una solución. Sin embargo, su respuesta «ha sido que los terrenos son del promotor del sector La Bòbila y que se está pendiente de recepcionarlo, sin fecha comprometida». 

A este problema de mantenimiento se le suma la falta de seguridad, por lo que también reclaman una zona de pacificación viaria en todo el entorno, y más si se tiene en cuenta que hay varias obras en marcha. «La construcción de varias viviendas en la zona ha dado lugar a que camiones, grúas y otros vehículos relacionados con la construcción de las mismas circulen en las áreas más inmediatas de la escuela, poniendo en peligro a los viandantes y, en consecuencia, a nuestros hijos e hijas», dicen los padres.

Los familiares también informan que la dirección del colegio se reunió el pasado enero con el Ayuntamiento para hablar de la urbanización y adecuación de la zona a las necesidades del centro pero el consistorio trasladó la responsabilidad a la promotora. «Nadie habla de construir bancos para los mayores y niños, de procurar sombra y un espacio agradable, higiénico, libre de cacas y ratas, que no dejan de aparecer aunque muy de vez en cuando se sieguen los matojos adyacentes al colegio», lamentan. 

Zona de recreo

Según las familias, su situación contrasta con otro centro cambrilense que sí tiene un entorno seguro como ellos reclaman desde hace años. «Resulta curioso cómo este año se han instalado unos pivotes en la calle Foix cuyo objetivo ha sido que las familias de la Escola Vidal i Barraquer puedan esperar con más seguridad en los alrededores de la escuela», afirman. 
No obstante, la «gota que ha colmado el vaso» ha sido la mejora del parque infantil situado justo al lado del centro. «Es una renovación necesaria y que todos aplaudimos, pero exigimos el mismo cuidado de las zonas de recreo, juego y entorno para el resto de familias que llevan a sus hijos/as a otros colegios del municipio», dicen los padres.  

Por todo lo expuesto las familias piden que sus hijos sean educados en un entorno limpio y agradable, sin miedo a los atropellos y con un parque infantil. «Todos tenemos los mismos derechos», concluyen. 

Urbanización no recepcionada

Fuentes del Ayuntamiento explican que el mantenimiento global del entorno de la Bòbila debe ir a cargo de la comunidad de propietarios porque es una urbanización no recepcionada por el consistorio.

La concejalía de Serveis Generals informa que hay tres parcelas de propiedad municipal que mantiene el Ayuntamiento y se incluyen en el contrato de jardinería de la zona centro, por lo que se hacen diferentes acciones de limpieza al año. Por el otro lado, el departamento de Urbanisme pide a los propietarios de los solares que los limpien antes de la vuelta al colegio.

La mayoría ya lo han hecho. Quedan por limpiar los que son propiedad de los bancos, que se han comprometido a adecentarlos antes del 15 de septiembre. 

Temas

Comentarios

Lea También