Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

'Fíjese más la próxima vez para no tropezar en la calle'

El mal estado de las aceras de Calafell genera un centenar de quejas por caída

José M. Baselga

Whatsapp
Obras de reparación en una acera de Segur de Calafell. FOTO: DT

Obras de reparación en una acera de Segur de Calafell. FOTO: DT

Casi todas las reclamaciones de vecinos contra el Ayuntamiento de Calafell por caídas en la calle, en parte motivadas por el mal estado del pavimento, son desestimadas por el consistorio. 

La Candidatura d’Unitat Popular (CUP), en la oposición, calcula que esta legislatura son «centenares». Y todas, «sin ningún tipo de sensibilidad ni análisis», reciben la misma respuesta. Que el vecino debería haberse fijado más o intentar sortear la posible deficiencia en el asfalto o la acera. 

El Ayuntamiento argumenta de forma mecánica una falta de nexo causal por el suceso y que de haberse fijado más la víctima podría haberse evitado el accidente.

Tribunales
Ante la desestimación, al vecino le queda recurrir a los tribunales. Pero ello tiene un coste de unos 1.000 euros, en un país donde la justicia no es barata, además de arriesgarse a pagar las costas si los tribunales dan la razón al Ayuntamiento.
«Por ello muchos vecinos renuncian a la vía de los tribunales», señala Ivan Montejo, de la CUP.  En este sentido pide al gobierno sensibilidad y que atienda la reclamaciones «sin una respuesta de corta y pega». 

El alcalde, Ramon Ferré, niega que las respuestas sean mecánicas. Pero recomienda que ante un suceso se llame a la Policía Local o al Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM) para tener constancia de que realmente el accidente ha sucedido en la calle. 

Porque también hay picaresca y hay casos en los que caídas en el domicilio se intentan reclamar como ocurridas en la calle, lo que es una estafa. «Si no se demuestra que la caída ha sido en la calle los técnicos suelen no atender la reclamación». Y la compañía de seguros pone problemas. Un criterio que se aplica desde hace años.

Picaresca
Montejo reconoce que el Ayuntamiento no puede ser una aseguradora universal y debe evitarse el timo, «pero las respuestas dadas no niegan que la caída sea en la calle, sino que se podría haber evitado». Y destaca que muchas de las caídas son de personas mayores con mala movilidad e incluso visión, para quienes evitar la caída no es sencillo. 

Reclama la CUP una comprobación para evitar la picaresca, pero que las reclamaciones sean atendidas con mayor sensibilidad. «No se puede responder que había una remota posibilidad de evitar la caída».

Desde los años de la crisis también los tribunales desestiman muchas de las reclamaciones de las denuncias por estos casos. También con el mismo argumento de que de haber estado más atento podría haberse evitado la caída, pese a estar una acera en mal estado. 

Otra cosa es un accidente motivado por una falta de señalización en unas obras. En estos casos el consistorio pasa la factura de la reclamación a la empresa.

Temas

Comentarios

Lea También