Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Flamenco de Torredembarra con palmeros suizos

El guitarrista de Torredembarra José Ángel Barrera interpretó su último disco en una sala de Basilea

Javier Díaz

Whatsapp
Barrera, primero por la derecha, con Carlos El Chaleco, Dana (flauta) y Janet (ukelele) en el concierto en Suiza.

Barrera, primero por la derecha, con Carlos El Chaleco, Dana (flauta) y Janet (ukelele) en el concierto en Suiza.

El guitarrista de Torredembarra José Ángel Barrera se quedó encantado con el respeto que los suizos tienen a los músicos. Acaba de volver de Basilea, donde presentó su disco El Rincón del Poeta en una sala de nombre impronunciable: Noizzproductionzz Studios. Era su primera vez en el país del chocolate y tuvo de anfitriona a una pareja formada por un autóctono, Chankli, y una torrense afincada allí, Nuria. Barrera viajó con el guitarrista vendrellense Carlos El Chaleco. Ofrecieron un solo recital, en horario vespertino (19.30 horas). Noche de flamenco, anunciaba el cartel. 

Los suizos conocen el flamenco. «Escuchan tanto el de los más puristas como el comercial»,  afirma Barrera. El suyo es de guitarra, reposado, para escuchar con calma. Se marcaron todo su álbum entero y una versión de Entre dos aguas del maestro Paco de Lucía. Las dos hijas de Nuria, Dana y Janet Andreu, les acompañaron en un tema con la flauta travesera y el ukelele, respectivamente. 

«Los asistentes se mostraron muy respetuosos con nuestra música. Había un silencio absoluto», recuerda. Pero que los helvéticos sean tipos educados y con fama de fríos no les frenó a la hora de aplaudir al final y pedir más. En Suiza no se lleva eso de «otra, otra», pero a su manera también reclamaron que alargasen un rato más la actuación. Hasta les pidieron hacerse fotos con ellos y compraron el CD. El concierto quedó grabado, tanto en formato de audio como de vídeo. Cuando se lo pasen lo revisará y seguramente lo colgará en internet.

Acordes en la calle
El guitarrista torrense (nació en Sevilla pero reside en Torredembarra desde los cinco años) también se animó a tocar por las calles de Basilea. En la capital suiza los músicos callejeros tienen un gran nivel y gozan de una buena reputación. «No fue premeditado, salió de forma improvisada.  No me atrevería a tocar en casa, pero allí, como no me conocía nadie, dimos una vuelta con la guitarra y tocamos un poco. Fue una experiencia genial. Me sorprendió el respeto hacia cualquier tipo de música que tienen los suizos», recuerda.

Barrera es un embajador del flamenco. No es la primera vez que lo exhibe por el extranjero. A lo largo de su carrera ha viajado con su música por lugares exóticos como Baréin, donde tocó con el prestigioso compositor Hugues de Courson en el festival Magic Lutes. Entre el público estaban los príncipes de ese país del Golfo Pérsico. En China actuó como artista invitado en la trigésima edición del festival de guitarra española y en el evento Marcas de Prestigio, donde se exponían productos españoles -la gala fue en el hotel Ritz de Shanghai antes empresarios y gobernantes chinos-.

«El flamenco es una música muy nuestra, muy de aquí, pero a la vez es universal. Se aprecia en todo el mundo y más si lo toca un nativo», concluye Barrera.

Trayectoria
En solitario o con El Cabrero y Pepe ‘Perejil’

José Ángel Barrera empezó a tocar en 1989 y desde entonces no ha parado. En 1994 sacó su primer disco de guitarra sola e inició su participación en la grabación de álbumes de estudio para otros artistas, como ‘Sentimiento flamenco’ de la tarraconense Luisa Márquez. Ha acompañado sobre el escenario a cantaores como El Cabrero, Pepe ‘Perejil’ o la propia Luisa Márquez, con quien tocó en el Palau de la Música de Barcelona como teloneros de la cantante de copla y actriz Marifé de Tirana. También ha actuado en el prestigioso tablao La Carmela de Sevilla. En 2104 lanzó su segundo disco, ‘El Rincón del Poeta’, compuesto íntegramente por él. «Tengo muchas ideas, pero ahora mismo me es imposible cuajarlas en un nuevo álbum porque, por falta de tiempo, no puedo encerrarme, como antes, cinco o seis horas en el cuarto con mi guitarra», dice.

Temas

Comentarios

Lea También