Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Fundan el Sindicat de Llogaters del Penedès por la subida de los alquileres

La comarca es receptora de gran cantidad de población ‘expulsada’ de Barcelona, lo que ha disparados los precios y desahucios. El objetivo es presionar a las administraciones para evitar otra burbuja y frenar la especulación

J.M. Baselga

Whatsapp
Una manifestación en Barcelona por el precio de los alquileres. FOTO: sindicat de llogaters

Una manifestación en Barcelona por el precio de los alquileres. FOTO: sindicat de llogaters

La iniciativa surgió de un grupo de vecinos de Barcelona, donde más de un 30% de la población ya vive de alquiler. El aumento de precios  y los deshaucios por impago de las cuotas, llevó a la creación del Sindicat de Llogaters que ahora ha llegado al Penedès. Vecinos de El Vendrell, Vilafranca y Vilanova han constituido el Sindicat de Llogaters del Penedès.  La expulsión de muchos vecinos del área de Barcelona que no pueden optar a los precios ni de la compra ni del alquiler hace que se asienten principalmente en el Baix Penedès, donde los precios son los más bajos en los que es el área metropolitana real.

Pero esa demanda de vivienda hace que en la comarca ya se note el incremento. El Sindicat calcula que en el Baix Penedès el precio del alquiler ha subido un 6,3% llegando a un precio medio de 462 euros. En el Garraf o el Alt Penedès, la subida el último años es del 10%.

462 euros. Es el precio medio del alquiler en el Baix Penedès. Ello supone una subida del 6,3% en el último año. En la costa se dispara y muchos buscan en el interior.

Garantías

El objetivo del Sindicat de Llogaters es dar garantías y protección a los inquilinos. Pero también debe ser un grupo de presión ante las administraciones para que se regule el precio evitando disparates y dar una garantía y protección para frenar expulsiones de la vivienda que aplican algunos propietarios con el objetivo de obtener más rentabilidad.

El Baix Penedès es la última zona de expansión de Barcelona principalmente por la llegada del tren de Cercanías Renfe. Ello permite asentarse en la comarca y poder desplazarse a la capital a diario de forma relativamente rápida. De hecho, la comarca es de las que más vuelve a crecer en Catalunya. Los precios de municipios costeros, principalmente Calafell, donde además con un alquiler de temporada de verano puede obtenerse lo que se lograría por todo el año, hace que ya se busque residencia en el interior de la comarca.

Prevenir

La situación hace temer que se dispare el precio del alquiler y se genere una nueva burbuja. Añaden que infraestructuras como el Cuarto cinturón o incluso el Logis Penedès generen un efecto llamada con la consecuencia de una mayor demanda que lleve al aumento de precios.  En el Baix Penedès también los desahucios por no pagar el alquiler, que son más rápidos que los de la vivienda de propiedad, empiezan a ser mayoría. 

Un decreto del Gobierno Central de finales de diciembre intenta dar garantías a los inquilinos. Entre los puntos está alargar los contratos hasta los 5 años, poner límites a las garantías adicionales a las fianzas y los ayuntamientos pueden aplicar medidas fiscales.  También establece que las subidas del precio esté referenciado al IPC para los alquileres más bajos. El gobierno incluso podría establecer máximos en los precios, pero no parece dispuesto a llevarlo a cabo. Los ayuntamientos también pueden aplicar rebajas en el IBI para potenciar el alquiler.

2.589. Fueron las familias desahuciadas en Catalunya por no poder hacer frente a las cuotas. Muchos propietarios duplicaron el precio del alquiler por los incrementos.

La situación. Garantizar la función social de la vivienda 

La Agència de l’Habitatge de Catalunya califica a las capitales del Penedès como «municipios con demanda residencial fuerte y acreditada». Una situación que además irá en aumento por el precio de la vivienda en Barcelona y la creación de nuevas infraestructuras en el Penedès. El objetivo de ese documento debe ser la colaboración entre la Agència y los ayuntamientos para, entre otras medidas, confinanciar obras de adecuación de las viviendas objeto de expropiación del uso temporal por motivos de interés social que contempla la Ley como medidas de protección para personas en riesgo de exclusión residencial. 

El Sindicat de Llogaters señala así el objetivo a lograr alquileres asequibles, estables, seguros y dignos. Agrupa a vecinos que optan a vivir en régimen de alquiler tanto de viviendas del mercado privado como públicas.  Alertan del riesgo de burbuja inmobiliaria «que atenta contra el territorio» y que está «basada en el incremento especulativo y abusivo del precio de los alquileres». 

A nivel de todo el Penedès el precio medio del alquiler en 2017 fue de 551 euros, lo que supuso un 10,4% más que el año anterior. En el Alt Penedès el precio medio es de 495 euros, en Anoia de 433 euros y en el Baix Penedès de 462 euros. En el Garraf ya se dispara a 711 euros.  En Barcelona el precio medio es de 877 euros, lo que obliga a muchos a alejarse del centro del área metropolitana. 

El Sindicat de Logaters busca tener una incidencia directa con las administraciones locales para que impulsen , dentro de sus competencias, medidas para poner en el mercado vivienda de alquiler a precios ajustados y facilitar que los propietarios también las abran, evitando que haya miles de pisos cerrados como sucede ahora. 

«Es necesario garantizar la función social de las viviendas a través de la protección del uso residencial por encima del uso económico o especulativo».  Incluso también del turístico estival, más atractivo para el propietario. En la veguería del Penedès sólo Vilanova cuenta con un paquete de 54 viviendas de alquiler destinadas a políticas sociales. 

El Sindicat destaca que la subida de precios hace que Catalunya sea la comunidad en la que hay más desahucios por impago del alquiler. 
En 2077, sólo entre abril y junio, fueron 2.342 familias las que tuvieron que dejar su vivienda de alquiler por no poder hacer frente a las cuota. El pasado año en el mismo periodo fueron 2.589. El Sindicat no descarta movilizaciones, además de asesorar a afectados .

Temas

Comentarios

Lea También