Grupos de motivación ayudan a remontar a cambrilenses sin recursos

Los ha creado Cambrils Solidari Tots Plegats a partir de experiencias de personas que han superado situaciones similares

Mònica Just

Whatsapp
Voluntarias de la entidad cambrilense, ayer, en la sede, repartiendo algunos de sus productos. Foto: Alba Mariné

Voluntarias de la entidad cambrilense, ayer, en la sede, repartiendo algunos de sus productos. Foto: Alba Mariné

Cambrils Solidari Tots Plegats es una entidad joven. Se creó hace un par de años con el objetivo de ofrecer productos de primera necesidad a las familias que atraviesan una delicada situación económica. Se centra especialmente en quienes tienen dificultades desde hace relativamente poco, a consecuencia de la crisis. Lo que se conoce como ‘nueva pobreza’. Pero además del pequeño banco de productos, sus impulsores querían ir más allá y combatir uno de los problemas que comparten muchos de los afectados: la desmotivación.

El primer año organizaron algunas charlas a cargo de profesionales de distintos campos como la psicología o la psiquiatría. Aunque no tuvieron el éxito deseado, siguieron trabajando en esta dirección. «Hay mucha gente desmotivada, y cuesta que la gente se mueva cuando pasa por un momento tan complicado», apuntan desde la asociación. Y este 2015, con el banco de alimentos y productos básicos ya consolidado, ha nacido otra iniciativa. En enero crearon grupos para dar motivación y ayudar a la gente a comprometerse. Según explica Alexia Pedrerol, miembro de la entidad, «el objetivo es demostrarles que no están solos y que aquí les escuchamos».

Experiencias personales

Quienes imparten las sesiones no son profesionales del bienestar social ni de la psicología, sino gente que, a partir de sus experiencias personales, tiene sensibilidad y capacidad de orientación para echarles una mano. «Siempre tomando la distancia justa», apunta Alexia.

Un ejemplo es un hombre que hace unos años llegó a perderlo prácticamente todo. Pero de la nada pudo crear un negocio, un exitoso proyecto inmobiliario -vende casas de madera- que ha conseguido consolidarse como un gran referente a nivel internacional. Ahora, su experiencia le da herramientas que permiten echar una mano a quienes se encuentran en una situación similar a la que un día vivió él. Todos los participantes son voluntarios que, además de tener una gran capacidad de empatizar y ayudar a las personas.

El grupo de motivación recibe los casos previamente seleccionados por de apoyo, y se tratan de manera individual. Habla, normalmente, con todas las personas de la familia que tienen más de 18 años. Buscan aquellas personas que, con un empujón y una inyección de autoestima, pueden recuperar las fuerzas necesarias para remontar. «Se habla con ellas para conocer la situación. A partir de aquí, miran cómo pueden ayudar. Se les da unas indicaciones. Y después se hace seguimiento», apuntan desde la entidad. Se van planificando pequeños objetivos, y a partir de aquí el usuario se moviliza y empieza a motivarse cuando ve que las cosas avanzan.

«Ha habido una muy buena acogida, aunque también hay personas que están asustadas y desilusionadas, y prefieren no venir», apunta Alexia. El proyecto arrancó en enero, y ahora ya se van programando entrevistas semanales para realizar primeros contactos y seguimientos. Lo hacen en la sede de la asociación, frente a la Ermita de la Mare de Déu del Camí. Es allí donde tienen el banco de alimentos.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También