Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Hallada una tortuga de 30 kilos muerta en el espacio protegido de Els Muntanyans

Los agentes vieron que el animal no presentaba cortes ni mutilaciones. Tampoco tenía enganchado ningún anzuelo que pudiera haber causado su muerte, como tampoco plásticos

Àngel Juanpere

Whatsapp
La tortuga hacía poco tiempo que había muerto. Foto: Cos d´Agents Rurals

La tortuga hacía poco tiempo que había muerto. Foto: Cos d´Agents Rurals

Un ejemplar de tortuga boba (Caretta caretta), la más común en el litoral tarraconense, apareció muerto el pasado sábado por la mañana en el espacio protegido de Els Muntanyans, en el término de Torredembarra (Tarragonès). Se desconocen las causas de su muerte porque, según la inspección ocular realizada por los agentes rurales, el reptil no presentaba heridas ni tenía enganchados plásticos.

Fue a media mañana cuando una persona que caminaba por dicha playa –que está incluida en el Pla d’Espais d’Interès Natural, PEIN– se encontró con el ejemplar en la orilla. No presentaba un avanzado estado de descomposición, por lo que posiblemente la tortuga no hacía mucho tiempo que había fallecido. Seguramente las fuertes corrientes de los últimos días arrastraron el animal hasta la arena de la playa.

Tras recibir el aviso, una patrulla de los agentes rurales del Tarragonès se desplazaron hasta la playa para hacerse cargo del reptil. Éste pesaba unos treinta kilos y media unos 80 centímetros de largo, mientras que su caparazón hacía 58x42. Se desconoce su edad.

La necropsia

Los agentes vieron que el animal no presentaba cortes ni mutilaciones. Tampoco tenía enganchado ningún anzuelo que pudiera haber causado su muerte, como tampoco plásticos. Siguiendo el protocolo establecimiento por la Xarxa de Rescat d’Animals Marins –puesta en marcha en 2012–, los agentes trasladaron el ejemplar al Cresa, el Centre de Recerca en Sanitat Animal, una fundación pública creada por iniciativa de la Universitat Autònoma de Barcelona. En este cargo, los veterinarios se encargarán de realizar la necropsia a la tortuga para determinar su muerte y realizar los estudios biológicos.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También