Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Hard Rock: un icono «mediático y global» como polo de atracción

Los expertos consideran que puede ser un proyecto que ayude a ampliar la temporada 

C.Marsiñach / ACN

Whatsapp
Hard Rock prevé iniciar las obras de la primera fase dentro de un año. FOTO: DT

Hard Rock prevé iniciar las obras de la primera fase dentro de un año. FOTO: DT

Conseguir actividad turística los 365 días del año y romper la estacionalidad. Este es el gran filón que ven en el proyecto de Hard Rock en Vila-seca y Salou agentes económicos, sociales y políticos del territorio. 

La multinacional norteamericana quiere comenzar dentro de un año las obras de la primera fase del proyecto, que incluye dos hoteles, comercios, teatros y uno de los casinos más grandes de Europa. Aunque las dimensiones son más reducidas que las que puso sobre la mesa Veremonte hace siete años, los planes de Hard Rock en la Costa Daurada son de gran magnitud. La firma prevé una inversión global de 2.000 millones de euros en un proyecto que hará por fases, en un ámbito de 745.000 m2.

Jordi Calabuig, jefe del Laboratori d’Innovació i Intel·ligència Turística del Departament d’Innovació Turística d’Eurecat, expone que en este sentido el proyecto de Hard Rock ha evolucionado hacia bien: «Ahora es más realista y satisfactorio para el destino». Señala que conseguirá captar nuevos mercados geográficos pero expone que el macrocomplejo apunta a que al final «el volumen de turistas será el que será». 

Por su parte, Domènec Biosca, presidente de la Asociación de Directivos y Expertos en Empresas Turísticas, considera que es un proyecto «fundamental» para el territorio: «Es un icono mediático y global. Cuantos más iconos tengamos, más gente vendrá. Se trata de esto». 

Según el catedrático de Economía de la URV, Juan Antonio Duro, Hard Rock es una oportunidad para que Tarragona deje de ser la segunda demarcación del Estado, después de las Islas Baleares, donde la estacionalidad turística es más elevada. Según el catedrático, el proyecto tendrá un impacto positivo en la economía y complementará la oferta existente. Duro cree que impulsará el sector de la construcción, atraerá congresos internacionales multitudinarios por su ubicación central entre los Estados Unidos y China y potenciará el puerto y el aeropuerto.

Temas

Comentarios

Lea También