Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Hospitalizado un menor refugiado tras una pelea en un centro de Altafulla

La Policía Local ha intervenido en una semana hasta en dos acciones por los disturbios que se han producido entre los 30 acogidos

Jordi Cabré

Whatsapp
La ambulancia que se llevó ayer el menor refugiado de Altafulla. FOTO: DT

La ambulancia que se llevó ayer el menor refugiado de Altafulla. FOTO: DT

La llegada de 450 menores inmigrantes a Catalunya ha desbordado los centros de acogida de Catalunya, que ha tenido que buscar más alojamientos para estos menores que llegan de forma ilegal y muchas veces con riesgo de perder la vida a Europa.

En uno de estos centros que se han activado para acoger a los refugiados está situado al final de la calle de Dalt, conocido como la Casa Gran. El albergue acoge una treintena de chavales del continente africano y las edades van de los 14 a los 17 años. 

Ninguno habla español y mucho menos catalán. Algo de francés y algunas palabras en inglés son la forma de comunicación con los monitores de este centro gestionado por la Direcció General de la Infància i l'Adiolescència (DGAIA) de la Generalitat.

En esta semana de acogida, la convivencia ha tenido picos de tensión e incluso un par de altercados en la propia localidad del Tarragonès. En ambas ha participado la Policía Local para apaciguar los ánimos y separar a los implicados en peleas.

Los chavales no están escolarizados y tampoco se puede hacerlo por su falta de conocimiento de la lengua y su situación irregular. Por ello, sólo tienen contacto con los monitores y mucho tiempo donde algunas veces terminan en peleas entre los propios chavales.

Este martes por la tarde-noche hubo la última. A las 19.10 horas, dos de ellos se enzarzaron en una pelea. La incidencia activó a patrullas de Mossos y de la Policía Local. Además se enviaron dos ambulancias del SEM, puesto que uno de los chavales estaba sufriendo una posible taquicardia que obligaba a la internveción médica.

El chaval refugiado se estabilizó en la ambulancia y se llevó al hospital. Mossos cerraron la incidencia y el atestado 9 minutos antes de las 21 horas.

Sin comunicación al Ayuntamiento

El incidente, que lo conoció el alcalde de Altafulla, Fèlix Alonso, poco después de lo ocurrido ha provocado una reacción del Ayuntamiento ante la falta de planificación de la distribución de estos refugiados.

Así, el Ayuntamiento de Altafulla ha manifestado su malestar después de que la Generalitat haya alojado en el albergue de la Casa Gran, en el centro histórico de la Vila Closa, a una treintena de menores inmigrantes sin avisar los, de entre 14 y 17 años, y que llegaron al Estado cruzando el Estrecho de Gibraltar en pateras o escondidos dentro de vehículos.

Los jóvenes acogidos en Altafulla hace más de 6 meses que están en Catalunya y ya han pasado por varios centros de acogida, como por ejemplo el Casal de la Espluga de Francolí. Estos menores están bajo la tutela de la DGAIA, departamento que dio acogida a este grupo de chicos en el albergue altafullense sin avisar al Ayuntamiento.

Tanto es así que el Ayuntamiento de Altafulla se enteró de la llegada de los menores inmigrantes a raíz de las quejas por disturbios y molestias que vecinos habían denunciado a la Policía Local, y donde los agentes municipales han actuado en un par de actuaciones. La última, ayer, a raíz de un incidente entre ellos.

El alcalde de Altafulla, Fèlix Alonso, ha manifestado que, desde el conocimiento de los hechos, ha intentado ponerse en contacto con responsables de DGAIA sin éxito. También ha recriminado la actitud pasiva de los Mossos que, "ya sea porque no dan abasto, o por lo que sea, no han actuado con la diligencia que se requiere para un tema tan sensible como este".

Fèlix Alonso ha remarcado que el Ayuntamiento de Altafulla se ha puesto a disposición de la Generalitat para colaborar en este asunto; y de hecho, ya ha puesto a disposición de este grupo las aulas de la Escuela Municipal de Adultos, el pabellón y el campo de fútbol, aunque lamenta que desde el gobierno catalán no se les haya informado previamente.

El alcalde señala que el albergue de Altafulla no puede convertirse en un centro de acogida porque no reúne las condiciones para atender a estos chicos en las condiciones correctas y adecuadas.

La Policía Local de Altafulla enviará en las próximas horas informes sobre las incidencias que se han producido a la  DGAIA y también lo pondrá en conocimiento de la Fiscalía de Menores.
 

Temas

Comentarios

Lea También