Más de Costa

Identifican y acusan a un conductor de El Vendrell tras atropellar a un motorista y huir de Torredembarra

Las cámaras de dos bancos y de una empresa, además de una llamada anónima, permitieron dar con el coche fugado y demostrar que había arrollado una motocicleta en Torredembarra el 14 de febrero de 2020

Jordi Cabré

Whatsapp
El accidente en la rotonda de Torredembara. FOTO: Cedida

El accidente en la rotonda de Torredembara. FOTO: Cedida

La vida de un joven de Torredembarra cambió a las 8.22 horas del día de San Valentín de 2020. Iba de camino a su puesto de trabajo cuando un coche lo arrolló en una rotonda, le provocó heridas graves que requirieron quirófano y lo dejó olvidado en la cuneta sin preocuparse por su estado. 

Tres coches que entraron en la rotonda minutos después del accidente se pararon. Ellos fueron los primeros en dar la alarma y activar emergencias: ambulancia, Policía Local y Mossos. Primero se atendió a la víctima, consciente a pesar del impacto sufrido, y luego ya habría tiempo de esclarecer lo ocurrido.

Detalle de la moto de la víctima. FOTO: Cedida

Un año después, y gracias a una eficaz labor de investigación, el conductor que provocó el accidente, un vecino de El Vendrell de 31 años, está imputado por un delito contra la seguridad del tráfico y otro por omisión de socorro. El caso lo lleva el Juzgado de Instrucción número 9 de El Vendrell, que deberá decidir si es culpable de lo sucedido y qué pena debe asumir por ello.

El coche grande, largo y blanco

Una vez el joven fue llevado al hospital Joan XXIII para curarle las heridas, que a fecha de hoy todavía tiene secuelas, el reto de la Policía Local era localizar el coche que había impactado con la moto y averiguar quién estaba al volante. 

El desafío era difícil, puesto que ni la víctima ni los conductores que pararon a socorrer al vecino torrense se percataron de la matrícula, la marca ni el modelo. Solo era un coche grande, largo y blanco. Luego se añadió que estaba atrotinado.

La primera pista que llegó a la Policía Local fue el recorrido del coche. Éste procedía de la carretera de La Pobla de Montornès y en una parte del trayecto, el testigo circuló detrás y se aparto unos metros ante una conducción temerosa, con cambio de carril, acelerones, frenazos... Los agentes pudieron entonces buscar edificios con cámaras y localizaron en en el trayecto que había una empresa téxtil y dos bancos que podían haber grabado el coche y acotar la búsqueda.

Mientras se pedía la grabación de las cámaras, el 16 de febrero de 2020 se enviaba un mensaje de ayuda a las redes sociales por si alguien podía aportar algun dato que acotara la búsqueda del coche blanco.

Y posiblemente esta solicitud de la Policía Local en las redes sociales surtió efecto el 1 de marzo cuando una llamada anónima entró en la centralita de la comisaría. La persona que hablaba dijo qué el coche que podría ser el implicado en el accidente era un BMW 525 de color blanco porque conocía a su conductor. La pista era un gran paso adelante en la investigación y si ello terminaba con la verificación de las imágenes, la localización del deportivo sería mucho más rápido.

Con el modelo del coche se hizo una consulta a las localidades cercanas y en una de ellas, en Roda de Berà, se había denunciado el 19 de diciembre del año anterior, un turismo igual de un conductor de El Vendrell. La recopilación de datos de aquel coche que ahora se sabía la matrícula y su año de fabricación (1990) permitiría con las imágenes situarlo o descartarlo en el lugar del accidente esa mañana del 14 de febrero.

Las diligencias del caso se enviaron en junio al juzgado de Instrucción número 9 de El Vendrell a la espera de una autorización judicial para ir a casa del sospechoso. En septiembre se permitió la comprobación y el titular (conductor) no puso objeción.
El coche estuvo guardado mucho tiempo desde el día del accidente. El conductor no tenía carnet en vigor desde 2014 y 5 denuncias, 3 con el BMW, por esta razón. Y las marcas del vehículo, por mucho tiempo que hubiera pasado, coincidían con las que habrían impactado con la moto de la víctima.

El conductor intentó mentir a los agentes, que contaron con la ayuda de Mossos. Les dijo que había comprado el coche de segunda mano con esos desperfectos y el vendedor lo desmintió.

Con las pruebas recopiladas y la identificación del vendrellense, se ampliaron las diligencias y se ha acusado al conductor de un delito contra la seguridad del tráfico y otro de omisión de socorro. El caso está en manos del juzgado.

Carta de agradecimiento a la Policía y Mossos

Temas

Comentarios

Lea También