Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Internado un menor de Calafell por 9 delitos para evitar que vuelva a delinquir

La última víctima lo reconoció porque el día de los hechos llevaba la misma ropa con la que aparece en su perfil de Facebook
Whatsapp
Los hechos por los cuales ha ingresado en un centro de menores ocurrieron en la calle Joan Maragall de Calafell. Foto: JMB

Los hechos por los cuales ha ingresado en un centro de menores ocurrieron en la calle Joan Maragall de Calafell. Foto: JMB

Un adolescente de 14 años ha ingresado en un centro de menores por orden judicial tras ser detenido como presunto autor de un delito de robo con violencia ocurrido –un ‘tirón’– en la calle Joan Maragall de Calafell. A pesar de su juventud, tiene actualmente ocho causas pendientes en la Fiscalía de Menores por delitos violentos. La última víctima lo reconoció porque cuando ocurrieron los hechos vestía con la misma ropa que en la fotografía que tiene colgada en Facebook.

Tras las intervenciones policiales anteriores ya se tomaron una serie de medias con el joven, que ahora han demostrado que no han surgido efecto. Así, en el auto del Juzgado de Menores, se recoge que, a la vista del informe del equipo técnico, se aprecia que el menor se encuentra en una situación de riesgo, tanto de cometer nuevos delitos como de eludir la acción de la justicia, ya que no cuenta con medios de control y contención suficientes en su familia, pues sus progenitores están desbordados y son incapaces de dar contención. También se indica por el equipo técnico que el menor no cumple con corrección la medida de libertad vigilada cautelar que tiene impuesta desde hace poco, pues falla la mitad de las entrevistas con la educadora, «lo que evidencia que en estos momentos una medida cautelar de medio abierto es inviable», señala el magistrado.

Sobre los hechos, según lo investigado hasta el momento, se desprende la existencia de indicios de la comisión del delito que se imputa al menor, pues consta la declaración de la víctima y el reconocimiento que efectúa del menor, a quien describe. Manifiesta, asimismo, que en el momento del tirón vestía de la misma manera que en la fotografía del Facebook. Este reconocimiento lo hace la víctima y lo efectúa con seguridad, manifestando en su declaración que a los menores que formaban el grupo los conoce de haber coincidido con ellos en otras ocasiones en las discotecas. Por otro lado, el magistrado valora también la fiabilidad del reconocimiento por el hecho de que el propio menor, en su declaración, ha manifestado que estaba en el lugar de los hechos y observó el tirón, «es decir, que salvo el relato exculpatorio no hay duda de que el menor sí estaba allí, y a este menor le atribuye la víctima la acción del tirón», según el auto.

Durante la comparecencia de la medida cautelar en el Juzgado de Menores fueron necesarios tres agentes de los Mossos d’Esquadra para custodiarlo. Tras ser internado y, dada su falta de control de impulsos y carencia de límites, estuvo en una celda de aislamiento durante unos días.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También