Más de Costa

Juzgado por intentar grabar a una mujer en los vestuarios de un spa de La Pineda

Puso su teléfono móvil por debajo de la puerta. El fiscal pide ocho meses de prisión y multa de 1.620 euros

Àngel Juanpere

Whatsapp
Los hechos ocurrieron en un establecimiento de La Pineda. Foto: DT

Los hechos ocurrieron en un establecimiento de La Pineda. Foto: DT

Un hombre que quería grabar con su teléfono móvil a una mujer en los vestuarios de un spa de La Pineda se enfrenta a ocho meses de prisión y al pago de una multa de 1.620 euros como autor de un delito intentado de descubrimiento y revelación de secretos.

Hay que añadir 480 euros más por dos delitos leves de lesiones hacia dos hombres que lo intentaron retener. A uno de ellos lo tendrá que indemnizar con 90 euros por las lesiones y 98,90 por los daños causados en las gafas y al otro con 120 euros por las lesiones y 250 por la rotura del reloj y las chanclas. También tendrá que pagar al establecimiento 758 euros por los daños causados en la puerta del vestuario.

El acusado es un ciudadano español, de 53 años y sin antecedentes penales. Los hechos a juzgar se remontan a las ocho de la tarde del 2 de marzo del año pasado. Una pareja se estaba cambiando en una de las cabinas del vestuario de un establecimiento de spa de La Pineda.

Según la Fiscalía, en este momento, el acusado, “con la intención de vulnerar la intimidad de (la mujer)”, introdujo por debajo de la puerta de la cabina su teléfono móvil con funda de color negro, captando imágenes de la misma cuando se hallaba desnuda.

La mujer sorprendió al acusado –que retiró el dispositivo– y avisó a su pareja. Al salir vieron al acusado, al que recriminaron su actitud y que trató de huir.

Al lugar acudieron el encargado y un usuario, quienes forcejearon con el encausado para lograr retenerlo. Este, con la intención de inutilizar el teléfono móvil e impedir el acceso a su contenido, comenzó a golpearlo contra la pared. Entre los tres hombres lograron arrebatárselo y retenerlo hasta la llegada de la policía.

En el forcejeo, el procesado golpeó al encargado, que sufrió una contusión cervical y lumbar así como una erosión en uno de los dedos, lesiones que tardaron tres días en curarse. Por su parte, el usuario del spa sufrió una contusión labial, que tardó cuatro días en curarse.

El caso se verá en uno de los cuatro Juzgados de lo Penal de Tarragona en fecha todavía no confirmada.

Temas

Comentarios

Lea También