Más de Costa

Juzgado por intentar matar a la amiga de su esposan en La Pineda

Primero habría intentado cortarle el cuello y después tirarla por el balcón cuando ella huía. Paró de agredirla al ver a unos transeúntes

ÀNGEL JUANPERE

Whatsapp
Los hechos ocurrieron en un piso situado en la avenida Pau Casals de La Pineda. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Los hechos ocurrieron en un piso situado en la avenida Pau Casals de La Pineda. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Un hombre que presuntamente quiso matar en La Pineda a una amiga de su esposa por un tema del divorcio de la pareja se enfrenta a siete años y medio de prisión acusado de un delito de tentativa de homicidio, según recoge el escrito de acusación de la Fiscalía. El juicio por este asunto tendrá lugar el próximo 21 de septiembre en la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Tarragona.

El Ministerio Público también solicita que el encausado no pueda comunicarse ni acercarse a menos de 500 metros de la víctima durante 17 años y medio. Cuando acceda al tercer grado penitenciario o se le conceda la libertad condicional, que el resto de la pena sea sustituida por el de expulsión del territorio español, con prohibición de regresar antes de diez años. En materia de responsabilidad civil se pide 600 euros por las lesiones y 6.000 por las secuelas.

El acusado es un ciudadano natural del Senegal, sin antecedentes penales y en situación regular en España. Sobre las ocho de la tarde del 13 de noviembre del año pasado acudió a un domicilio situado en la avenida Pau Casals de La Pineda. Allí vive una amiga de su esposa.

La dueña del piso le franqueó inicialmente la entrada del acusado. Posteriormente ambos mantuvieron una conversación en el salón sobre el divorcio de él. Luego, «con ánimo de matar o siendo consciente que con su comportamiento podría causar su muerte», la cogió del cuello y tiró hacia arriba. Asió un cuchillo de cocina que sacó de su chaqueta e intentó cortarle el cuello.

La víctima cogió la hoja del cuchillo para defenderse, logrando zafarse en un primer momento de su agresor. Salió al balcón para pedir ayuda, siendo seguida por el acusado. Este la aupó para tirarla al vacío, mientras le decía: «Te voy a matar a ti primero y ahora iré a matar a mi mujer». No consiguió tirarla al sujetarse ella con fuerza a los barrotes del balcón y pedir ayuda a gritos. El procesado cesó en su acción al advertir que los transeúntes estaban mirando.

La huida

Después de cometer presuntamente los hechos, el agresor huyó del lugar. Cuando llegó la primera patrulla de los Mossos a la vivienda, el sospechoso ya no estaba. Los agentes encontraron a la víctima con una fuerte hemorragia en las manos. Manifestó que le había explicado al agresor que el divorcio era una cosa de ellos, momento en que la habría intentado cortar de nuevo el cuello. Con la descripción facilitada por la víctima, los agentes buscaron al agresor.

La víctima sufrió lesiones consistentes en una herida cortante en la región anterior cervical y dos erosiones longitudinales en la misma zona, además de otras heridas en los dedos. Tardaron diez días en curarse, de los cuales siete estuvo impedida. Le han quedado como secuelas cicatrices en la zona cervical y en ambas manos.

La mujer acudió a la comisaría de los Mossos a Campclar a presentar denuncia. En las mismas dependencias se presentó voluntariamente el ahora detenido. Los agentes, tras escuchar la declaración de la víctima, procedieron a detener al hombre, que carece de antecedentes policiales.

Durante el juicio están citados a declarar como testigos dos mujeres –entre ellas la víctima– y dos agentes de los Mossos d’Esquadra, además de dos médicos forenses como peritos.

Temas

Comentarios

Lea También