Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

L'Hospitalet de l'Infant: «Estamos aquí, que no somos invisibles»

Nace la Associació ESTEMAQUÍ en L’Hospitalet de l’Infant, una entidad de familias con hijos con capacidades diferentes que trabajarán por la inclusión social 

Carmina Marsinach

Whatsapp
Las integrantes de la junta de la Associació ESTEMAQUÍ de L’Hospitalet de l’Infant. FOTO: Alba Mariné

Las integrantes de la junta de la Associació ESTEMAQUÍ de L’Hospitalet de l’Infant. FOTO: Alba Mariné

Quieren hacerse escuchar y que se les tenga en cuenta. Es por ello que un grupo de madres y padres de L’Hospitalet de l’Infant con hijos con capacidades diferentes ha decidido crear la Associació ESTEMAQUÍ. Uno de sus principales objetivos es concienciar a la población: «Queremos decir que estamos aquí, que no somos invisibles (…) una de las finalidades de la asociación es una máxima inclusión. Nuestros hijos donde mejor se desarrollan en general y donde más pueden dar de sí es en la inclusión, con los otros niños», explica la presidenta la entidad, Rosy Lahuerta. 

La entidad está formada por una veintena de familias. A finales del mes de mayo celebraron su primer acto para darse a conocer con una fiesta en el municipio. «Fue un éxito. No esperábamos tanta gente», explica Ainhoa Cendegui, otra de las madres de la asociación. 

Ahora están trabajando en futuras actividades como talleres terapéuticos, charlas para las familias o el profesorado de las escuelas del municipio. En estos momentos están en conversaciones con la Escola de Música para comprar material para talleres de musicoterapia. De hecho, es una actividad que ya se está llevando a cabo en la localidad pero hay personas en lista de espera. Y también están trabajando para poder realizar natación terapéutica. Esta ha sido una de las peticiones de los padres asociados. 

No había ninguna entidad similar en la zona. Los padres debían ir hasta Reus o Tarragona y son muchas las familias que no tienen recursos suficientes como para desplazarse cada día. 

Otro de los objetivos de ESTEMAQUÍ es poner en contacto a las familias con hijos con capacidades diferentes. «A veces nos encontramos muy solas y que pueda servir para darnos apoyo en momentos críticos», explica Lahuerta, que señala que uno de los momentos más duros quizás es cuando te dan por primera vez el diagnóstico. En este sentido, espera que la entidad pueda ayudar a las familias a afrontarlo y para que se puedan informar: «Las ayudas existen, pero no te las facilitan. Si no te informan no lo sabes y tienes que buscarte la vida», expone la presidenta. 

La entidad exige más implicación a las administraciones para atender sus necesidades

Para estrechar lazos entre familias y los niños, y también para que algunas de ellas se conozcan entre si, están planeando realizar una excursión para pasar un día de convivencia juntos. 

Todas las actividades que organizarán estarán abiertas a todo el mundo. Según Lahuerta, «si no queremos que cierren puertas a nuestros hijos, no queremos cerrar puertas a nadie». 

Ainhoa explica que quieren hacer ver a la gente que «son niños que pueden llegar a hacer muchas cosas, no queremos que se les aparte, queremos que se les trate como a uno más». Y lamentan que en muchas ocasiones, si no se les aparta se les trata como si fueran «tontos». Las familias piden que se les trate «normal» ya que muchas veces «tienen un intelecto superior a la media (…) hay que entender que a veces tienen reacciones diferentes y hay que conocerlos. Tienen buen fondo aunque tengan otra forma de jugar distinta», explica la presidenta de la entidad. 

Explican que trabajarán para que sus hijos tengan una mejor atención en las escuelas del municipio. Además, lamentan que algunas aceras de la población no estén adaptadas para personas con movilidad reducida, así como los accesos a algunos equipamientos municipales. 

Desde la asociación quieren que se les tenga en cuenta en todas las actividades que se organizan desde el Ayuntamiento. «Algunas no se adaptan a nuestros hijos. Al Parc de Nadal no podemos ir porque el volumen de la música es muy elevado. Y algunos de ellos no lo pueden tolerar, les altera tanto que les provoca ansiedad», explica Lahuerta. Y proponen que se pongan pictogramas por la población, también pensando en los turistas que les visitan. 

Por otro lado, también han pedido que haya monitores especializados en el Casal d’Estiu sin que esto les suponga un coste añadido. «En algunos Casals, una semana con un monitor especializado te puede llegar a costar 120 euros», lamenta Lahuerta. 

Trabajarán también para que en un futuro pueda llegar a haber pisos tutelados o talleres donde sus hijos puedan trabajar sin tener que desplazarse a Reus o Tarragona. Pero poco a poco, primero quieren conseguir un local para la entidad. «Vamos a ir peleando día a día», aseguran. 

Temas

Comentarios

Lea También