Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Cooperativa estudia denunciar al anterior director general por su gestión

La entidad está recabando información antes de abrir la vía penal para saber ´si se tomaron las decisiones oportunas´

Mònica Just

Whatsapp
El asesor jurídico Jordi Salvat; el asesor Xavier Mas; el presidente, Jaume Baiges, y el gerente, Fernando Sarasa, ayer. Foto: alfredo gonzález

El asesor jurídico Jordi Salvat; el asesor Xavier Mas; el presidente, Jaume Baiges, y el gerente, Fernando Sarasa, ayer. Foto: alfredo gonzález

La Cooperativa Agrícola de Cambrils se plantea abrir la vía judicial. Su primer objetivo tras el cierre de la sección de crédito era superar el preconcurso de acreedores y evitar entrar en proceso concursal. Y ahora, una vez conseguida la homologación judicial de su acuerdo de refinanciación, abre la puerta a pedir responsabilidades por la gestión llevada a cabo en los últimos años. Según explicó ayer el asesor jurídico de la entidad, Jordi Salvat, están analizando toda la documentación de la que disponen para decidir cómo actuar. Estudian si el anterior director general, Josep Maria Siuró, «tomó las decisiones oportunas», señaló Salvat.

De momento apuntarían hacia él porque, añadió, «ha sido la persona con más información y apoderamientos para poder tomar decisiones» a lo largo de los últimos años. Está en el punto de mira desde que estalló la crisis en torno al cierre de la Caixa Agrària. Numerosos afectados apuntan hacia él y su nombre ha estado presente en todas las movilizaciones que se han convocado.

Llevar al exdirector general ante la justicia es una posibilidad abierta, pero de momento desde la Cooperativa insisten en que todavía no se ha tomado ninguna decisión final al respecto porque antes tienen que revisar toda la documentación de la que disponen. Precisamente por este motivo, Salvat no quiso adelantar si podrían haberse producido irregularidades graves. Dijo que lo comunicarán «cuando esté todo revisado» .

El asesor jurídico también recordó que la denuncia que en su día presentó la propia Cooperativa por un robo de documentos que se produjo la noche antes de cerrar la Caixa Agrària está en manos de los Mossos d’Esquadra y la investigación sigue su curso. «Sabemos que entraron, aunque no se han echado en falta documentos relevantes», manifestó Salvat. Sea como sea, probablemente fue una persona que conocía las instalaciones, ya que logró burlar los mecanismos de seguridad.

Los responsables de la entidad hicieron ayer una puesta al día de la situación después de recibir el auto de homologación del juez, esta misma semana, que avala el plan de refinanciación. No comparecían ante la prensa desde el 22 de diciembre, cuando presentaron el preconcurso y anunciaron la situación en que se hallaba la entidad y el cierre precipitado de la Caixa Agrària.

Reducción de plantilla

El plan de viabilidad también contempla despidos en la plantilla, aunque «no serán masivos», explicó Xavier Mas, asesor de la entidad. De hecho, se harán de forma escalonada entre este año y el primer trimestre de 2017. Ahora la Cooperativa tiene 47 trabajadores, contando los de la sección de crédito –que era diez pero ahora son siete–. «Estaremos abiertos a poder recolocar a alguien, pero será difícil mantener estos puestos de trabajo porque la actividad ya no existe», apuntó. También aseguró que su voluntad es que el proceso «sea lo menos traumático posible para todos», y que están en negociaciones con el comité de empresa. En los últimos meses se han producido bajas incentivadas de trabajadores, explicó.

Mas también admitió que deberán cambiarse los procesos de trabajo internos. Están preparando la implantación de un plan informático que les permita ganar en agilidad. Además, hasta ahora tenían una estructura con un único director general «con un Consell Rector que casi no conocía las decisiones que se tomaban»», explicó. Ahora su voluntad es que se creen dos consejos ejecutivos que ayuden en la toma de decisiones: uno dedicado al ámbito económico y de las finanzas –donde tendrían cabida expertos y miembros de la Plataforma d’Afectats, entre otros–, y el otro al agrícola.

Socios colaboradores

El Consell Rector todavía no sabe qué ocurrirá con los socios colaboradores, es decir, los impositores, ni cuál será su papel en esta nueva etapa. «Estamos analizando el tema a nivel jurídico y veremos si siguen como socios o pasan a considerarse acreedores», añadió. Considera que ahora han realizado «un gran paso» y que intensificarán las conversaciones con Avançsa y la Associació de Seccions de Crèdit para poder disponer de los trece millones (tres y diez, respectivamente) que les permitan retornar lo antes posible a los impositores el 40% inicial que contempla el plan de viabilidad. «Esperamos que esto sea entre finales de mayo y principios de junio», añadió Mas.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También