Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Costa Daurada apunta a Moldavia y Georgia como mercados de futuro

El sector turístico destaca el potencial de estas exrepúblicas soviéticas y otras como Azerbaiyán, Kazajistán o Ucrania
Whatsapp
El sector turístico de la Costa Daurada está abierto a nuevos mercados. Foto: Pere Ferré

El sector turístico de la Costa Daurada está abierto a nuevos mercados. Foto: Pere Ferré

Al margen de la caída del turismo ruso y las acciones que se llevan a cabo para compensarla, el sector turístico de la Costa Daurada mira también hacia otros países que asoman como mercados emergentes y ofrecen nuevas posibilidades. La mayoría están en Europa del Este y son, sobre todo, exrepúblicas soviéticas. Destacan Moldavia, Armenia, Georgia o Azerbaiyán que, junto a Kazajistán, se han posicionado como mercados de futuro.

Octavi Bono, gerente del Patronat de Turisme de la Diputació de Tarragona, explica que los países de los alrededores de los mares Negro y Caspio «podrían sentirse atraídos por nuestra zona, y se encuentran en una situación económica interesante». Asimismo, Bono destaca el peso de «Azerbaiyán, donde recientemente hemos realizado una acción importante». Pero también asegura que hay que tener en cuenta que son mercados incipientes: «Si sumamos el volumen de población de Moldavia, Armenia, Georgia o Kazajistán, la cifra sigue siendo inferior a la de la ciudad de Moscú».

Las conexiones y los enlaces aéreos son, para el sector, algunos de los elementos más importantes. «El vuelo de Almaty-Barcelona este año no se repetirá, muy a nuestro pesar. Aunque se valora recuperarlo», apunta Bono, insistiendo en que la conectividad es un factor «clave» para afianzar los distintos mercados. Precisamente en esta línea, destaca el vuelo entre Barcelona y Bakú, que incrementa los enlaces con Moldavia.

Ucrania también se ha posicionado como un mercado con interés, «por su vinculación con Europa y por su dimensión, además de la relación con los operadores. Tiene mucha potencialidad, pero se ha frenado y también pasa por un momento difícil». Polonia quedaría descartado en este nuevo panorama, ya que, según apunta Bono, «los turistas procedentes de este país son muy sensibles a los precios, y suelen encontrar ofertas más económicas en la Costa Brava que en la Daurada».

Para Eduard Farriol, presidente de la Associació Hotelera Salou-Cambrils-La Pineda, las república exsoviéticas son las que tiene más potencial para exportar turistas a la Costa Daurada «porque lo que busca este perfil de cliente es principalmente el sol y la playa».

Bono subraya que en estos países emergentes se han realizado distintas acciones, y que las perspectivas son buenas. Pero quiere tocar de pies en el suelo e insisten en que «no pueden configurar una alternativa a la situación del mercado ruso». Las malas previsiones respecto al turismo ruso se han corregido en las últimas semanas, aunque la caída prevista es del 50%. «No lo cubriremos. Pero hacemos esfuerzos con el Reino Unido y el mercado nacional, que nos ayudarán a compensar este descenso», concreta el gerente del Patronat. En el caso del turismo británico, destaca la revalorización de la moneda, la apuesta de operadores como Jet2 -que ha crecido un 10%- o la consolidación de TUI UK; y en el mercado doméstico, hay una sensación de mayor confianza que ha hecho mejorar las perspectivas del sector.

China o Brasil, que en algún momento también han apuntado como mercados emergentes, tienen una presencia mucho más testimonial. «Van más asociados a un carácter urbano y a visitar grandes capitales europeas. Además, hay bastantes elementos que nos alejan desde el punto de vista cultural», apunta el gerente del Patronat de Turisme.

Farriol también se muestra prudente con estos destinos: «Brasil y China son países con un gran potencial, importantes para Catalunya, pero que miran a Barcelona como su destino y referente».

 

‘Tenemos un problema’

Más allá de la búsqueda de nuevos mercados, el presidente de los hoteleros aboga por potenciar los actuales. «A día de hoy tenemos un problema. ¿Por qué el mercado nacional no está tirando como en otras zonas? ¿Por qué el mercado británico está estancado? ¿Qué está pasando en otras zonas donde hay inversión y están funcionando mucho mejor que nosotros? ¿Qué pasaría si zonas que tienen un conflicto hoy estuvieran tranquilos? ¿Queremos ser la playa de Europa? ¿Hay sensibilidad hacia el turismo? ¿Nos creemos que lo hacemos todo tan bien que el turista nos escogerá sí o sí? ¿Nos consideramos el centro del mundo?».

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También