Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Costa TURISMO

La Costa Daurada prevé este año una caída del 50% del mercado ruso

La inestabilidad por el conflicto con Ucrania, la devaluación del rublo o el precio del crudo rebajan las expectativas del sector
Whatsapp
El sector turístico se aferra a otros mercados europeos y, sobre todo, al repunte del visitante del mercado nacional.  Foto: DT

El sector turístico se aferra a otros mercados europeos y, sobre todo, al repunte del visitante del mercado nacional. Foto: DT

El turismo ruso pasa por un mal momento. Factores como la inestabilidad geopolítica por el conflicto con Ucrania, las sanciones de la comunidad internacional, la devaluación del rublo o el precio del crudo hacen que las expectativas de la Costa Daurada para la próxima temporada no sean precisamente optimistas en lo que se refiere a este mercado. Los inputs que llegan al sector son preocupantes. Y las cifras siguen su tendencia a la baja. Según explica el gerente del Patronat de Turisme de la Diputació de Tarragona, Octavi Bono, «este año la reducción del volumen de turistas de todos los operadores podrá caer un 50%». Y confiesa que cuentan con muy poco margen de maniobra, «ya que las causas escapan a nuestra capacidad de dar respuesta».

Los touroperadores no lo tienen fácil. Su situación es especialmente complicada porque, como señala Bono, el problema ya no se encuentra únicamente en la Mediterránea. «Sus destinos de invierno -Tailandia, Egipto, India...-, que se contratan con dólares, tampoco están funcionando», añade.

Coral Travel sigue

En medio de todo este panorama, todavía hay quien apuesta por la venta de paquetes turísticos en la Costa Daurada. Coral Travel mantendrá su apuesta esta temporada con la previsión de llevar a 8.000 turistas rusos al Aeropuerto de Reus. La compañía mantendrá dos vuelos semanales entre el 29 de mayo y el 30 de septiembre desde Moscú. Bono lo ve como «un auténtico éxito, ya que la situación en el mercado está muy difícil». Sin embargo, recuerda que hay que tener en cuenta que Coral no lleva sus clientes sólo desde el Aeropuerto de Reus. «La mayoría llegan desde el de Barcelona, y como empresa sufrirá también la situación de contención», insiste.

De hecho, hace ya meses que la esperanza se convirtió en preocupación. Numerosos touroperadores rusos empezaron a quebrar en verano, creando un clima de desconfianza en el consumidor que también se percibe en la Costa Daurada.

Representantes del Patronat de Turisme de la Diputació de Tarragona se han reunido periódicamente tanto con responsables de Coral como de otros operadores para acordar acciones de apoyo en cuestiones de marketing. «Ellos lo agradecen, pero el problema de fondo es otro y tiene otra dimensión», puntualiza Bono.

La situación del rublo está lejos de mejorar. Si en febrero de 2013 un euro se cambiaba por 39 rublos, un año más tarde era por 51. Y ahora se acerca a los 80. Otro factor negro es que estos últimos días los costes de extracción del crudo en Rusia están alrededor de los 45-50 dólares (precio aproximado del barril Brent). «Para que la economía rusa funcione, hace falta que esté alrededor de los 100 dólares. En fin, es muy complicado», reitera el gerente del Patronat de Turisme.

Los hoteleros, restauradores, comerciantes y también las administraciones de la zona han dedicado en los últimos años numerosos esfuerzos para impulsar acciones destinadas a fidelizar el cliente ruso. Era un mercado emergente, que año tras año crecía de forma exponencial. Hay quien incluso llegó a bautizar lo que estaba ocurriendo como La revolución rusa. Pero ahora la zona focaliza sus esfuerzos en otros mercados y se aferra también al repunte del turismo nacional.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También