La Generalitat pagará en septiembre las expropiaciones del Barranc de Barenys de Salou

El Govern dará luz verde en junio al proyecto de canalización y las obras darán comienzo a finales de 2020

Eduard Castaño

Whatsapp
El Govern dará luz verde en junio al proyecto de canalización y las obras darán comienzo a finales de 2020.

El Govern dará luz verde en junio al proyecto de canalización y las obras darán comienzo a finales de 2020.

La canalización del Barranc de Barenys empieza a tener fechas concretas para llevar adelante su ejecución. Para ello, el lunes se dio un paso definitivo a la hora de poner hilo a la aguja y poder iniciar la materialización de este gran proyecto urbanístico, que supondrá también la expropiación de diversas fincas y viviendas.

El alcalde de Salou, Pere Granados, y el concejal de Urbanisme de la localidad, Marc Montagut, acudieron a una reunión con la Generalitat para fijar plazas y arrancar el compromiso final de un plan que la capital de la Costa Daurada espera como agua de mayo.

Aprobación, en junio

Tras los diferentes retrasos debido en buena medida a que el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) emitió una sentencia en que obligaba a replantearse el primer proyecto -obligando a cambiar la propuesta inicial que contemplaba un caudal Q-200 por otro Q-500-, la Generalitat ve con buenos ojos la iniciativa y será el próximo mes de junio cuando apruebe definitivamente el proyecto.

El calendario obligará a que, desde ese momento, el Ayuntamiento deba realizar una modificación puntual del POUM (Pla d’Ordenació Urbanística Municipal) para incorporar así el proyecto.

Pasadas las vacaciones, en pleno mes de septiembre, llegará el siguiente paso para materializar el proyecto: el pago de las expropiaciones a los afectados. De ello se encargará la Generalitat. 

Una vez ejecutada esta fase tendrá lugar el paso más visibles, el del inicio de las obras, previstas para finales de 2020 (probablemente para el mes de diciembre).

El alcalde salouense se mostraba ayer satisfecho de poder sacar adelante un proyecto que ha estado sobre la mesa de los diferentes equipos de gobierno municipales durante años. «Creo que hubiéramos podido acortar plazos y ahorrarnos un año y medio, pero por diferentes motivos ajenos a nuestra voluntad -entre ellos la sentencia del TSJC- se ha ido postergando hasta ahora, en el que vemos la luz al final del túnel», señalaba Granados.

La canalización del Barranc de Barenys ha sido siempre una de las grandes aspiraciones de todos los equipos municipales de Salou en los últimos años.

Cabe recordar que el TSJC anuló en noviembre de 2015 el planteamiento inicial al considerar que no servía para resolver el problema de las inundaciones en el barrio de La Salut. Entendía, entre otras razones, que el cauce previsto en aquel primer proyecto contemplaba un caudal Q-200 (es decir, riesgo de inundaciones cada 200 años), cuando lo idónea es que fuera un Q-500.

Fue el pasado mes de octubre cuando el conseller de Territori i Sostenibilitat, Damià Calvet, explicó que antes de acabar el año  la Agència Catalana de l’Aigua debía aprobar definitivamente el proyecto. Sin embargo, los plazos se han visto retrasados y la plasmación definitiva llegará a partir del mes venidero.

Inversión de 14 millones

La resolución de las expropiaciones tiene como objetivo tener la plena disponibilidad de los terrenos para empezar a ejecutar los trabajos. Una vez realizados esos trámites, se podrá acceder a la licitación y adjudicación de las obras de derribo y posterior construcción. El proyecto redactado por Infraestructures.cat estará subvencionado por la Generalitat y su coste total ascenderá a 14 millones de euros.

Temas

Comentarios

Lea También