Más de Costa

La Guardia Civil ve indicios de homicidio por imprudencia en la muerte de los submarinistas de Calafell

Los organizadores señalan que se tomaron todas las medidas de seguridad necesarias

José M. Baselga

Whatsapp
Los equipos de rescate en el puerto de Segur.

Los equipos de rescate en el puerto de Segur.

La Guardia Civil investiga a cuatro personas por la muerte por ahogamiento de dos hombres que participaban en un bautizo de buceo en el Puerto de Segur de Calafell el pasado 8 de agosto.

Según la Guardia Civil, tras una investigación e informes técnicos, hay «indicios suficientes para presumir la comisión de dos delitos de homicidio por imprudencia en el que estarían implicados cuatro personas relacionadas con el club que realizó la actividad». 

El informe habla de presunto incumplimiento de «preceptos de la normativa que regula la actividad de buceo junto a una posible mala planificación y equipamiento inadecuado que podrían haber sido determinantes en el ahogamiento».

La empresa lo niega
El Diari ha hablado con responsables del club que aseguran que se tomaron todas las medidas de seguridad y niegan mala planificación

El suceso ocurriño junto al puerto de Segur.


El atestado de la Guardia Civil se ha puesto en conocimiento del juzgado de El Vendrell, que es el encargado de llevar el caso y citará a  los implicados, miembros del club y alumnos de la actividad.

En el bautizo participaron diez personas. Durante la sesión murieron dos hombres de 50 y 56 años y de El Vendrell y Vilafranca del Penedès. La autopsia determinó que murieron ahogados.

Zona de baño. 

Los participantes en la actividad estaban junto al espigón del puerto de Segur, dentro de la zona de baño ya que no sobrepasaron las boyas que delimitan ese espacio. La actividad comenzó a las 8.30 y el suceso ocurrió sobre las 11.45.

El vecino de Vilafranca dijo sentir dolor en el pecho por lo que fue ascendido a la barca, donde colapsó, mientras se avisaba al 112. Fue sacado al puerto en la barca. Sanitarios del Servei d’Emergències Mèdiques practicaron una reanimación  pero no pudieron hacer nada por su vida.
 

Los lastres ayudan a sumergirse.

El monitor y miembro de la empresa que sacó a la víctima pidió al resto del grupo que saliesen hasta la playa.  Al llegar al puerto se vio que faltaba otra persona por lo que comenzó un rastreo con la barca de Mossos, Salvamento Marítimo, socorristas, Policía Local, motos y un helicóptero.

Mossos de la policía marítima encontraron el cuerpo del submarinista a unos tres metros de profundidad. La víctima llevaba traje de neopreno, máscara de buceo y cinturón de lastre. Fue sacada hasta el puerto pero ya no se podía hacer nada por su vida.  La Guardia Civil también encontró el cinturón con los plomos de la primera víctima.

Buena mar.

Fuentes próximas al club de buceo que organizó la actividad explican que en aquella jornada el estado del mar era bueno y con una gran visibilidad.  Los responsables de la actividad señalan que el mar ofrecía condiciones ya que en caso contrario se hubiese suspendido.

Equipos de emergencia buscando al segundo submarinista.

La barca de apoyo a la actividad lanzó al ancla a unos 3 metros de profundidad y quedó a unos 10 metros de la rocas del puerto. Explican así que en caso de mala mar la embarcación no se hubiese acercado tanto a las rocas.

También señalan que había tres monitores. Uno en la playa, otro a medio camino hasta la barca y un tercero en la embarcación de seguridad.  
En este sentido el club defiende que el número de monitores sobrepasaba la norma de uno por ocho alumnos en aguas confinadas, como las que están consideradas las de la zona, al norte del puerto.

En la actividad participaron diez personas que eran amigos y practicaban artes marciales en un club de Vilafranca.

Lastres
La actividad se practicó a unos 200 metros de la costa y algo más de dos metros de profundidad. Los participantes en el curso fueron andando hasta la barca de apoyo.  Es una distancia que según se explica desde el club es asumible y en una zona en la que no cubre en casi todo su recorrido. Todos los participantes llegaron andando y nadando hasta la barca.

El jacket ayuda a la flotabilidad.

Los organizadores señalan que también se colocaron las boyas alfa y bravo que indican la actividad en el mar y que en un momento pueden servir de agarre, además había un cordón de seguridad. 

Uno de los debates en los últimos días es si los participantes en el curso llevaban los elementos de flotabilidad necesarios ya que sí que iban equipados con los lastres que ayudan a sumergirse. 

Equipo ligero

Según se ha explicado los participantes en el curso llevaban lastres de un peso por debajo de su masa corporal. La norma es que sea de un 10% de la masa corporal. Además, el traje de neopreno ya es un elemento de flotabilidad y los participantes llevaban aletas, lo que ayuda a impulsarse.

Llevarían así un equipo ligero  frente al pesado que está formado por el jacket, el regulador y la botella que ya pesa 38 kilos. Los jackets son los elementos de flotabilidad que además ayudan a sujetar la botella estaban en la barca.

Un elemento que debe determinar la investigación es si las dos víctimas pudieron alejarse del grupo y pudieron cansarse motivando el ahogo.

Temas

Comentarios

Lea También