Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La PAH logra que aplacen el primer desahucio del año en el Baix Penedès

Una financiera reclama la vivienda a un vecino de La Bisbal por 28.000 euros de deuda. La casa está tasada en 100.000
Whatsapp
Joan Fusté, con una carpeta en los brazos entra en los juzgados acompañado por la PAH.  Foto: JMB

Joan Fusté, con una carpeta en los brazos entra en los juzgados acompañado por la PAH. Foto: JMB

El pasado 14 de noviembre Joan Fusté, vecino de La Bisbal del Penedès, logró seguir en su casa de La Bisbal del Penedès después de que la comitiva judicial que fue a ejecutar el desahucio aceptase un aplazamiento hasta ayer.

Arropado por miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) Fusté acudió ayer a los juzgados de El Vendrell para intentar parar un desahucio abierto, que pudiese ejecutarse en cualquier momento. Una cincuentena de miembros de la PAHacompañaron al vecino hasta el interior de la sede judicial.

 

A fijar fecha

Finalmente se acordó paralizar el desahucio abierto y en diez días se fijará una fecha. Para Fusté supone un respiro, pero no la tranquilidad ya que teme que finalmente será echado de su casa por una deuda de 28.000 euros que tiene con una financiera.

La de Fusté es la historia de miles de personas en el país. Un trabajo en la construcción hasta que llegó la crisis y en 2009 y ya no pudo seguir pagando el crédito que solicitó a una financiera. «Por 28.000 euros se quedaron con mi casa que ellos mismos tasaron en 100.000 euros», explica Fusté.

La falta de trabajo y la enfermedad dificultaron devolver el dinero. «Y la financiera no acepta negociar un calendario de pagos», explica Fusté, que teme perder su casa. Es una sencilla vivienda unifamiliar que él mismo se construyó y que además está en una de esas urbanizaciones que surgieron sin ningún tipo de control ni criterio en la montaña de La Bisbal del Penedès. Incluso la calle en la que vive el vecino está sin asfaltar y carece de iluminación pública.

Fusté espera no sólo un aplazamiento, sino que en el plazo que el juzgado ha dado para fijar una fecha para el desahucio la financiera acepte establecer un calendario de pagos que permita al vecino seguir en la vivienda. «No tengo nada más, así que de allí no me puedo mover».

La PAHdel Baix Penedès inicia así un año en el que teme que la mayor parte de los casos de desahucios que llegarán en los próximos meses sean por actuaciones de financieras que difícilmente aceptan entrar en negociaciones como últimamente se está logrando con los bancos para conseguir alquileres sociales.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También