Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La PAH pide reconocer el Bloque 47 de El Vendrell como de emergencia

Hace cuatro años el edificio, que estaba vandalizado, fue ocupado por diez familias

José M. Baselga

Whatsapp
Algunas de las personas que viven en el Bloque 47.

Algunas de las personas que viven en el Bloque 47.

Era un 28 de septiembre de 2014 cuando diversas familias entraron en el edificio. Daciones en pago a las que no pudieron hacer frente o hipotecas imposibles les dejaron en la calle. 

Llevaban tres meses vigilando el bloque de la carretera de Santa Oliva en El Vendrell. Un edificio casi acabado pero del que no se vendió ni un piso. No había obras y veían cómo empezaba a ser saqueado. «Nos informamos en el registro y supimos que el edificio era de la Sareb». Fue cuando decidieron entrar.

Saqueados
La visión fue más demoledora de lo que creían. Los 36 pisos en dos escaleras estaban totalmente saqueados. Carpinterías, termos, cables, armarios. Se lo habían llevado todo.

Una dependencia habilitada como despensa.

«Era una ruina total», recuerda Aurelio, uno de quienes viven en el edificio desde el primer día. De aquel septiembre de 2014 quedan cinco familias. A medida  que han quedado libres algunos pisos han entrado otras personas. Las familias con niños tienen preferencia.

Sólo 10
Sólo pudieron habilitar 10 pisos. Juntando lo que se conservaba del resto, con la ayuda para reconstruir lo destrozado y con aportaciones de vecinos. Todavía son sólo una decena los pisos habilitados de una de las escaleras. La otra está totalmente destrozada.

Ahora saben que el Ayuntamiento de El Vendrell negocia con la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), el conocido como banco malo, para intentar encontrar un destino para el edificio.

El Bloque 47 es un símbolo de resistencia.

Pero la PAH del conocido como Bloque 47, en recuerdo al artículo de la Constitución que dice que «todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada», pide que la gestión del edificio la tenga el Ayuntamiento o la Generalitat y la propia Obra Social de la Plataforma. La Sareb ha llegado a ofrecer que podría aplicar un alquiler social de tres años a las familias que ahora residen. 

Quienes viven en el edificio temen que tras ese plazo la Sareb venderá el edificio a un fondo buitre como ha hecho en algunos casos. Y más porque el inmueble debería ser rehabilitado. 

Nula decencia
Esos fondos de inversión han demostrado una nula decencia y tras hacerse con bloques han expulsado a sus ocupantes subiendo desmedidamente los alquileres.

Lo que era el aparcamiento es un punto de reunión.

La PAH destaca que la posibilidad de que el Ayuntamiento logre la gestión del edificio para alquiler de emergencia es una solución que se ha conseguido con propiedades de la Sareb en localidades como Sabadell. En la capital del Vallès Occidental está el Bloque Resistente, que también fue ocupado por la PAH y pasó a la Generalitat, que reconoció los pisos como vivienda social. 

Para emergencias
Los residentes en el Bloque 47 señalan que, de rehabilitarse el edificio, habría 36 viviendas para emergencias habitacionales. Destacan que el consistorio firma concesiones millonarias con multinacionales para servicios a las que se debería exigir una aportación para rehabilitar el edificio.

La PAH entró en el edificio en 2014.

En El Vendrell hay mucha necesidad de vivienda de emergencia y además del Bloque 47 hay otros edificios que han sido totalmente saqueados. Incluso en el barrio ferroviario hay viviendas vacías que podrían aprovecharse para evitar que sean saqueadas u ocupadas de forma vandálica.

Da seguridad
Esa solución evita también situaciones de conflicto. Antes de que el Bloque 47 fuese ocupado por la PAH los vecinos de la zona denunciaban los actos de vandalismo y las entrada al edificio de delincuentes además de ser un punto de venta de droga.

Hay grandes tenedores de viviendas que las tienen saqueadas y difícilmente son recuperables. «¿Esos propietarios pagan IBI?», preguntan quienes viven en el edificio. «Esa cantidad podría destinarse a un fondo social para recuperar y habilitar pisos».

Temas

Comentarios

Lea También