Más de Costa

La Pineda aprueba sus fiestas de verano pero las reducirá tras las nuevas restricciones

El programa original aprobado a primera hora de la tarde contemplaba 58 actos en 13 días. Las medidas del Govern implican que buena parte de ellos son imposibles de materializar

Jordi Cabré

Whatsapp
Los Trabucaires del Comú debían realizar el primer pasacalles el día de Sant Jaume por la noche en el paseo marítimo. FOTO: Ajuntament de Vila-seca

Los Trabucaires del Comú debían realizar el primer pasacalles el día de Sant Jaume por la noche en el paseo marítimo. FOTO: Ajuntament de Vila-seca

El consejo rector del Patronat de Turisme de Vila-seca aprobaba ayer a primera hora de la tarde el programa de actos de la fiesta mayor de verano, que empieza por Sant Jaume en La Pineda y acaba a principios de agosto en Vila-seca con motivo de la Invenció del cos de Sant Esteve.

Lo hacía con 58 actos repartidos en 13 días, desde el 22 de julio hasta el 3 de agosto, y con un planteamiento de eventos al aire libre, masivos, pero con control de aforo. La idea del Patronat Turisme era recuperar la normalidad, adaptada a la situación sanitaria global, y devolver poco a poco el carácter social de reencuentro que pretenden las fiestas de verano.

La propuesta aprobada a primera hora de la tarde en el Patronat se tambaleaba poco antes de las 19 horas cuando se empezaron a conocer las nuevas restricciones del Govern de la Generalitat y que recortan muchas de las «libertades» que se dieron por la verbena de Sant Joan. Estas restricciones de aforo y de límite horario iniciden directamente a la programación de las fiestas de La Pineda y Vila-seca, que deberán replantearse de una forma global.

La concejal de Turisme i Innovació del Ayuntamiento de Vila-seca, Cristina Cid, reconocía que tenían previsto un «Plan B» a la espera de que hubiera restricciones en los próximos días. La misma concejala, pero, explicaba que no esperaba que fueran tan duras.

La nueva ‘normalidad’que se plantea para los próximos días deberá rehacer todo el programa de actos. «¿Suspender las fiestas? creo que no. Estoy convencida de que hay actos que podremos llevar a cabo, pero es cierto que muchos de los que queríamos activar con la vuelta a la normalidad no serán posibles», admitía Cid, que durante los próximos días deberán reunirse muchas veces y rehacer un programa de fiestas que ahora es inviable en una gran parte por las nuevas normas que aprobará la Generalitat.

El programa de actos planteado en el consell rector tenía muchas similitudes con ediciones anteriores a 2020. «La idea inicial era recuperar las fiestas entre el 90 y 95%. Ahora es imposible alcanzar esta cifra, pero trabajaremos duro para que haya fiestas de verano, aunque las limitaciones nos obliguen a cancelar parte de los actos que ya teníamos organizados», explicó la concejala.

El Govern pretende cerrar o poner fin cualquier actividad a partir de las 00.30 horas. Esto implica que todos los actos de última hora (conciertos y pasacalles de diables o trabucaires) en estos momentos no tienen cabida por horario. Pero además si el control de aforo tiene que ser de un máximo de 10 personas (a la espera que lo ratifique el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya, TSJC), la probabilidad de mover estos actos a horas más tempraneras está descartado ante la imposibilidad de poder contar con público. 

La concejala admite que seguirán trabajando en el programa con el fin de poder celebrar, aunque sea de una forma más reducida, las fiestas de verano. 

Temas

Comentarios

Lea También