Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Costa VILA-SECA

La Pineda guarda la arena de su belén para las próximas Navidades

Una excavadora ha derribado las figuras del pesebre de este año. Las toneladas de material quedarán almacenadas para una nueva construcción en diciembre. El Ayuntamiento hace una valoración positiva por la presencia de miles de visitantes durante el mes que ha estado expuesto

J.Cabré

Whatsapp
La excavadora ha ido derribando cada uno de los grupos escultóricos y seguidamente ha recogido la arena. FOTO: ALBA MARINÉ

La excavadora ha ido derribando cada uno de los grupos escultóricos y seguidamente ha recogido la arena. FOTO: ALBA MARINÉ

Punto y final. El pesebre de arena de La Pineda 2016 ya es historia. Esta mañana, una excavadora y un camión bañera han destruido y recogido respectivamente los 280 metros cúbicos de arena utilizados en esta obra de arte, que se podía visitar hasta el día de ayer de forma gratuita. Este material cuidado y almacenado año tras año permite desde las primeras ediciones del belén plasmar su arte a los escultores a pocos metros de la playa.

El concejal de Turisme, Pere Segura, reconocía mientras la excavadora iba destruyendo las figuras y cargando la arena a un camión bañera que "el balance de este belén ha sido muy positivo y el número de visitantes ha sido superior a otras ediciones".

La entrada gratuita y la ausencia de un método para contar a las personas que han recorrido este punto de La Pineda durante un mes se hace difícil poner una cifra exacta de visitas en el Pinar del Perruquet, donde estaba instalada esta obra de arte que ha llevado a cabo la escultora Núria Vallverdú y su equipo de artistas procedentes de diferentes puntos de Europa. Las cifras oficiales estimadas son de miles de visitantes a lo largo de estos casi 30 días de exposición. 

La música ha sido este 2016 la temática de un pesebre que ha ganado espacio físico (160 metros cuadrados) a pie de playa y que ha luchado contra las inclemencias meteorológicas de un diciembre lluvioso. Por suerte, añadía esta mañana el concejal, sólo unos pequeños retoques y restauraciones causados por los aguaceros han sido necesarios a mitad del tiempo de exposición de estas esculturas. No ha habido ni actos vandálicos ni ninguna situación que haya requerido el cierre de la obra durante su periodo de exposición.

La arena recogida servirá para una nueva edición del belén, que llevará a cabo la propia Vallverdú y su equipo dentro de doce meses. El concurso ganado por este grupo de artistas en 2016 establece que realizarán los pesebres de este año y de 2018. Vallverdú ha explicado en numerosas ocasiones que es importante trabajar con esta arena que se almacena año tras año. Se trata de un material sacado de obras y cuyos granos no sufren la erosión del mar. Por ello sus bordes no redondeados permiten un mayor agarre a la hora de esculpir y por esta razón se trabaja siempre con el mismo material.

Temas

  • COSTA

Lea También