Más de Costa

La Policía Local de Vila-seca incorpora cámaras personales para garantizar su seguridad

La tecnología debe evitar cualquier interpretación errónea en una actuación de los agentes. Además, el cuerpo se ha dotado de drones, lectores de matrículas y una nueva sala de control

Jordi Cabré

Whatsapp
Los agentes llevan incorporado en el chaleco la cámara que graba audio y vídeo. FOTO: Alfredo González

Los agentes llevan incorporado en el chaleco la cámara que graba audio y vídeo. FOTO: Alfredo González

Enero de 2013. Un vecino de Lleida en estado de embriaguez termina magullado y en estado grave a la salida de la discoteca Pacha, en La Pineda. La versión de la Policía Local es que el hombre ya le habían dado una paliza, pero él denunció días más tarde a los agentes acusándolos de haberle agredido. La situación motivó una investigación y un juicio, que a fecha de hoy todavía está pendiente de celebrar.

Esta situación, con dos versiones opuestas, habría sido muy diferente si los agentes en 2013 hubieran llevado encima cámaras personales que grabarían la escena de forma continuada. 
Precisamente estas acciones controvertidas y que son difíciles de resolver por falta de pruebas que respalden una u otra versión es la que quiere solventar el Ayuntamiento de Vila-seca con la incorporación de una veintena de cámaras que grabarán la actuación de los agentes, ya sea en el uniforme o en el coche patrulla.

El concejal de Seguretat Ciutadana de Vila-seca, Josep Toquero, explica que entre 2020 y lo que llevamos de año «hemos mejorado las prestaciones de la Policía Local con el fin de mejorar la eficacia de sus acciones y garantizar la seguridad».

Las cámaras son una de las muchas novedades que el cuerpo de seguridad local incorpora para mejorar sus prestaciones. Se trata de una veintena de unidades que son compatibles para los uniformes y coches y que estarán activas durante el turno, de forma que cuando el agente se marche la cámara pasará a manos del policía que entre seguidamente.

Las cámaras personales irán acompañadas de otras herramientas tecnológicas que deben asentarse este 2021 para un mejor servicio de esta plantilla, que tiene 41 agentes, incluyendo mandos, funcionarios e interinos.

Así, el Ayuntamiento ha adquirido dos drones que están a la espera del permiso oficial para activarse, un lector de matrículas que debe mejorar la eficacia de los controles de vehículos en la ciudad y una nueva sala de control para gestionar los recursos.

A todo ello, hay que añadir motos eléctricas para zonas urbanas y todoterreno para poder vigilar mejor las partes rurales de Vila-seca. Finalmente, además de la renovación por renting de la flota de vehículos, se ha incorporado un coche híbrido con gas y gasolina. «Este vehículo, las bicicletas y las motos eléctricas son otra de las características que queremos potenciar en la Policía Local para que sea más sostenible», asegura el concejal. 

La bolsa de trabajo

Más allá de la inversión en tecnología y vehículos, una parte de los 220.000 euros del presupuesto destinado a la Policía Local es a la gestión de una bolsa de trabajo para contratar agentes interinos para los meses de verano (acostumbran a ser ocho plazas) y otra bolsa para interinos de mayor duración que permiten cubrir la plaza temporal de los agentes que están de baja o exentos por otros motivos (formación en la Escola de Policía de Catalunya).

«La plantilla de 41 policías para Vila-seca está bien dimensionada. La posibilidad de ir consolidando plazas de agentes y la bolsa de trabajo garantiza un número de agentes adecuado a la dimensión de la ciudad», asegura el concejal Toquero.

Temas

Comentarios

Lea También