La Policía Local detiene a un ladrón que robaba gasóleo en Vila-seca

Una patrulla detiene el fin de semana a un joven de 20 años y vecino de Tarragona acusado de la extracción ilegal de combustible de dos vehículos de asistencia aparcados en el Raval de la Mar

Jordi Cabré

Whatsapp
Una de las garrafas llenas de combustible. FOTO: DT

Una de las garrafas llenas de combustible. FOTO: DT

La Policía Local de Vila-seca logró en la madrugada del pasado sábado, 27 de abril, interceptar y detener a un joven de 20 años con domicilio en Tarragona acusado de robo con fuerza. Estaba robando gasóleo de dos vehículos de asistencia en carretera aparcados en el Raval del Mar, donde la empresa tiene su sede.

Además del robo del combustible, también dañaron el depósito y mancharon la calzada con aquel combustible que no pudieron rellenar en las garrafas de plástico que portaban.

Fuentes de la investigación señalan que el delito se perpetró en la madrugada del sábado, cuando un testigo alertó a la Policía Local de Vila-seca de la presencia de dos sombras de personas debajo de uno de los vehículos de asistencia aparcados. Además, el mismo testigo aseguraba que oyó un ruido como si golpearan algo metálico, probablemente el depósito para poder acceder al combustible.

Los ladrones perforaron el depósito para vaciarlo del todo. FOTO: DT

Una patrulla de la Policía Local atendió la llamada del testigo y llegó a avistar a los dos jóvenes, que al ver el coche policial dejaron lo que tenían en las manos y huyeron a la carrera para intentar huir de los agentes.

Los policías se separaron. Uno para perseguir a pie a los sospechosos, mientras que el compañero intentaba con el coche interceptarlos más adelante. La estrategia dio sus frutos y se pudo acorralar y detener a uno de ellos, el joven ventiañero vecino de Tarragona.

El fuerte olor de gasóleo que desprendía, combinado con los bajos de los pantalones mojados y un tapón de garrafa de agua permitía dar fuerza a la sospecha de lo que estaban llevando a cabo: robo de gasóleo.

A la vuelta hasta los dos vehículos de asistencia aparcados en el Raval de la Mar, se observó que había unas garrafas de plástico llenas y otras vacías (pendientes de rellenar de combustible cuando fueron sorprendidos).

Además, el depósito estaba dañado (habían agujereado el tanque con un cilindro) y el combustible restante en el vehículo se había esparcido por el asfalto y la acera. Ante las pruebas recogidas, los agentes procedieron a detener al joven acusado de un robo con fuerza.

Temas

Comentarios

Lea También